Pepe Mujica se acordó otra vez de la Argentina

Edición Impresa

• Dijo que nuestro país «está cortado en dos». • Consideró «increíble» que se haya impedido a Cobos ir al velatorio de Néstor Kirchner. • Se mostró comprensivo con Batlle por haber dicho que «los argentinos son todos ladrones». • Señaló que aquí hay un «dólar inflado», un «proteccionismo feroz» y un Estado ineficiente. • Anteriormente, había calificado a los Kirchner de «patoteros»; y a los radicales, de «nabos».

Montevideo - El presidente de Uruguay, José Mujica, sorprendió al manifestar duras críticas al Gobierno argentino, ligadas a la política económica de Cristina de Kirchner y admitió que será «difícil» alcanzar un acuerdo definitivo por el conflicto de la pastera UPM (ex Botnia).

El mandatario uruguayo consideró «increíble» que figuras enfrentadas con el Gobierno desistieran de ir a las exequias del ex jefe de Estado Néstor Kirchner en la Casa Rosada por una presunta «sugerencia» oficial y advirtió que la Argentina es un «país cortado en dos». Se refería, al parecer, al vicepresidente Julio Cobos.

Además, al ser consultado sobre su participación en el velatorio, Mujica manifestó su sorpresa por algunas cuestiones vinculadas a la organización: «Que les prohíban a integrantes del Gobierno ir al velorio (de Néstor Kirchner) es muy fuerte», señaló.

«Ese velorio fue increíble. Ahora, ven, ése es un país cortado en dos. Que les prohíban a integrantes del Gobierno ir al velorio es muy fuerte. Nosotros esa realidad no la podemos cambiar, pero tenemos que tratar de mejorar la nuestra», planteó en declaraciones pronunciadas en una entrevista al semanario uruguayo Búsqueda.

En otro de los pasajes fuertes del reportaje, el mandatario dijo que comprendía a su antecesor Jorge Batlle cuando en 2002 pronunció aquella famosa frase de que «los argentinos son una manga de ladrones, del primero al último».

«Lo grave fue haberlo dicho y que se lo hayan grabado, no haberlo pensado», comentó Mujica, quien por otra parte evaluó que la relación con la Argentina «va a ser difícil» debido a los roces por la instalación de la pastera.

En ese sentido, consideró que «una cosa es el fanatismo que se generó en (los asambleístas de) Gualeguaychú y otra cosa es no darse cuenta de que este tema de preservar el medio ambiente vino para no irse más».

La negociación con los argentinos «va a ser difícil, seguro que va a ser difícil. ¡Chocolate por la noticia! Yo no me comí ninguna de inocente», añadió Mujica.

Ante una consulta sobre la propuesta que le formuló un sector del Frente Amplio, en el actual contexto de elevados precios internacionales de las materias primas, de implementar retenciones a las exportaciones como en la Argentina, Mujica defendió su modelo, pero lo hizo mediante una crítica implícita a las políticas económicas que sigue su par Cristina de Kirchner.

«Todo bien con esa propuesta, pero hay partes que no se dicen. ¿Quieren que tenga también la política cambiaria como la Argentina con el dólar inflado y haciendo un proteccionismo feroz a la industria? ¿Vamos a hacer eso? ¿Funciona eso acá? Capaz que lo único que estamos haciendo si instrumentamos eso es engordar el Estado, que funciona mal», enfatizó.

No es la primera vez que el mandatario uruguayo se refiere en términos duros hacia los Kirchner y la Argentina. En el libro «Coloquios», publicado cuarenta días antes de las elecciones de octubre 2009, calificó a Néstor y a Cristina de Kirchner de «patoteros», a los radicales de «nabos» y al Gobierno argentino y a las entidades del campo de «burros». Asimismo, señaló que en la Argentina «la institucionalidad no vale un carajo». Terminó pidiendo «perdón» y diciendo que el periodista que redactó el libro lo había «sacado de contexto».

Por otra parte, Mujica se quejó en la entrevista con Búsqueda de las dificultades para llevar a la realidad los anuncios del Gobierno debido a la burocracia, y dijo que para superarlas impulsa una reforma del Estado. «Tienen razón los que dicen que se anuncia mucho y se hace poco, pero el problema es que en este país no te dejan hacer nada. Cualquier cosa que vas a hacer es como un parto», aseveró.

Agencias ANSA, Reuters y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario