Piden calma y mesura a Carrió en semana final de la campaña

Edición Impresa

Elisa Carrió entró en el microambiente del cierre de campaña, un estadio en el que los candidatos que corren con buena performance deben tener equilibrio y mesura. Y eso es lo que le están recomendando por estos días a Carrió. Será imposible que la candidata a diputada mejor posicionada en UNEN haga silencio absoluto en los cuatro días que restan antes de la veda previa a las PASO, pero al menos ya acepta que la confrontación interna terminó.

Pocos candidatos tienen la paciencia y el aliento de la chaqueña que sabe de perder elecciones en pésimas condiciones y disfrutar de éxitos en las urnas con una alternancia de sólo dos años.

A perder quizás le enseñó su vieja escuela radical. A ganar lo logró sola al posicionarse en ese rol de termómetro de crisis e intérprete del mal humor social acumulado.

Carrió vino protagonizando hasta ahora una campaña dura dentro de la interna de UNEN donde no ahorró críticas a sus compañeros del radicalismo, el FAP y la propia Coalición Cívica. Ellos tampoco ahorraron palos para la chaqueña. Ese ejercicio es el que sus asesores le están indicando que terminó.

Suele sucederle al periodismo en la Argentina que en tiempos de relativa paz, sobre todo económica, el público no está dispuesto a escuchar malas noticias. Las rechaza y busca negar, quizás por temor a que se rompan esos momentos de armonía, hasta las realidades complicadas más evidentes.

Son los mismos momentos en que Carrió pasa casi al retiro de las urnas y vuelve a aparecer cuando la incertidumbre sobre el futuro crece en la conciencia del votante opositor, como cuando logró llegar al 27% de los votos en la elección de 2007 contra Cristina de Kirchner por la presidencia.

Ayer Carrió pareció hacerle caso a su equipo: "UNEN es la fuerza política más votada en la Ciudad, es la única que le da a la sociedad la posibilidad de armar la lista", insistió Carrió, "La nuestra es la única interna democrática que se da en el país en muchos años".

"Estoy muy feliz porque todas las encuestas que se están publicando muestran que UNEN es la fuerza más votada en la Ciudad, con una intención de voto de alrededor del 35%, y eso es muy importante porque significa que la sociedad respalda nuestra actitud democrática", apuntó Carrió.

"Todos debemos acostumbrarnos a este ejercicio democrático que por momentos parece que hemos perdido después de estos años de autoritarismo kirchnerista, y UNEN dio el debate de cara al pueblo", insistió.

La interna del grupo apareció clamente más tranquila durante el fin de semana. Fernando Pino Solanas se dedicó a organizar una barrileteada" en el parque frente a Canal 7, con alusiones continuas a la corrupción, junto a Fernanda Reyes, su compañera para el Senado, Roy Cortina, Alcira Argumedo, Julio Raffo, Mario Mazitelli y Hernán Arce. "La corrupción en el macrismo y el kirchnerismo es enorme. Macri y Cristina les permiten a las multinacionales llevarse todo. Vamos a ganar la Ciudad para terminar con la farsa de estos dos gobiernos", dijo allí Solanas.

La noche terminó con una escena de campaña casi romántica: Solanas y Carrió partieron a la función de anoche de la obra Amadeus en el Teatro Metropolitan.

Dejá tu comentario