Piden dólar más bajo para atraer financiamiento

Edición Impresa

Nueva York - Por primera vez en por lo menos dos años, el déficit está comenzando a importar a los inversores en divisas y eso podría ser una mala noticia para el dólar. Mientras el índice del dólar ponderado por el comercio cayó el 2,2% en los últimos dos años conforme se congelaban los mercados de capital, el déficit presupuestario alcanzaba u$s 1 billón y la economía se hundía en la más profunda recesión desde los años treinta, los operadores ahora se están inclinando por una declinación de más largo plazo. Los contratos a futuro muestran la moneda estadounidense debilitándose a u$s 1,49 por euro en los próximos 10 años, frente a un promedio de u$s 1,17 desde que fue lanzada la moneda europea en 1999.

Los déficits presupuestarios y en cuenta corriente están volviendo a ser el eje del debate a medida que las medidas de estímulo del presidente Barack Obama reactivan la economía, reduciendo la demanda de activos estadounidenses relativamente seguros. El Índice de Volatilidad JP Morgan G-7 que mide la percepción de riesgo cayó a su menor nivel en un año. Morgan Stanley señaló que «los informes económicos son más importantes ahora para los movimientos diarios de monedas que en los últimos cuatro años».

Actitud negativa

«Conforme se produce la normalización de los mercados, éstos comienzan a diferenciar las monedas», indicó Paresh Upadhyaya, subdirector de Putnam Investments, de Boston. El ejecutivo se tornó pesimista sobre la moneda estadounidense en abril. «Uno tiene que tener una actitud negativa sobre el dólar», agregó.

Los economistas pronostican que el déficit en cuenta corriente va a subir al 3,2% del PBI en 2010 y al 3,5% en 2011, desde el 2,9% de este año conforme el gasto de consumidores y empresas aumenta las importaciones y suben los precios del petróleo. El déficit de Europa llegaría al 1,2% del PBI regional.

El déficit presupuestario llegó a un récord de u$s 1,27 billones en los primeros 10 meses del año fiscal, que termina el 30 de setiembre, cuando la recesión reduce los ingresos impositivos y el Gobierno de Obama aumenta el gasto. La brecha crecerá a u$s 1,6 billón el año fiscal 2010, antes de bajar a u$s 1,4 billón el año siguiente, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

«Estamos en una encrucijada», dijo esta semana Kenneth Rogoff, profesor de la Universidad de Harvard y ex economista principal del FMI en Washington. «Si el Gobierno de Obama no logra controlar el déficit presupuestario de largo plazo, el dólar va a declinar durante décadas», aseguró.

El Departamento de Comercio informará sobre la balanza comercial de julio el 10 de setiembre. Los economistas esperan un déficit de u$s 27.300 millones. El comercio es uno de los elementos de la balanza de cuenta corriente, que incluye transferencias e ingresos por inversiones y se ubicó en u$s 101.500 millones negativos en marzo. Mientras la brecha se redujo desde un récord de u$s 214.800 millones en setiembre de 2006, todavía está por encima del promedio de los últimos 30 años de u$s 63.200 millones y significa que Estados Unidos necesita atraer alrededor de u$s 1.000 millones diarios en nuevo capital extranjero para que el dólar mantenga su valor.

«Estados Unidos tiene una necesidad de financiamiento tan grande que uno se pregunta qué nivel de precio de dólar va a necesitar», cuestionó Emanuele Ravano, director gerente de Pacific Investment Management, con sede en Londres, que supervisa más de u$s 840.000 millones. «El dólar necesitará debilitarse para atraer inversiones», añadió. Pimco ha estado pidiendo un dólar más débil desde que los mercados comenzaron a contraerse en agosto de 2007.

Agencia Bloomberg

Dejá tu comentario