Por debilidad del dólar se afirma mercado de granos

Edición Impresa

 La sorpresa bajista que el mercado esperaba oír en el informe de octubre del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) finalmente no se materializó. Este organismo estimó que los EE.UU. alcanzarán una campaña sojera de 88,45 millones y una de maíz de 330,7. En el caso del cultivo de la oleaginosa -y a pesar de ser otra campaña récord- la cifra resultó ser inferior a lo estimado con antelación al informe por los especialistas.

Muchos ya comentan la posibilidad de una cosecha que supere holgadamente los 92 millones de toneladas. Si bien es cierto que las cosechas resultarán importantes, también lo será el uso que se proyecta de ellas. Esta circunstancia evitará que las bajas de precios en Chicago resulten profundas.

Para Argentina, el USDA prevé que se alcanzarán los 52,5 millones de toneladas en soja, 14 millones de toneladas en maíz y 8 millones toneladas en trigo, bastante en línea con lo que los especialistas locales estiman.

El USDA proyecta una campaña norteamericana de oleaginosas mixta. Por un lado, la producción de semilla de algodón se incrementará en un 5,5%, con una estimación de 4,5 millones de toneladas. La cosecha de canola también crecerá un 4% y, por el contrario, la producción de girasol y maní caen un 13% y un 30%, respectivamente, en relación con lo obtenido en el ciclo anterior.

En el balance sojero internacional, el USDA dejó sin cambios la producción brasileña en 62 millones de toneladas, incrementando la producción de Argentina en 1,5 millones por encima del mes de setiembre. La cosecha paraguaya crecería a 6,7 millones de toneladas, comparado con los 5,75 millones estimados en el informe del mes anterior.

La producción total de esta región totalizará los 123,6 millones de toneladas, comparado con solamente 95,33 millones de la campaña 2008/09.

La cosecha china fue nuevamente recortada en este informe, con una nueva proyección de 14,5 millones de toneladas, lo que determina que la nueva estimación de importaciones de nueva cosecha crezcan un millón de toneladas, situándose ahora en los 39,5 millones de toneladas. Las importaciones de la vieja cosecha también aumentan, de 39,8 millones de toneladas a 40,7 millones.

La producción de India no sufrió modificaciones, permaneciendo en los 9 millones de toneladas.

Las existencias finales mundiales fueron pronosticadas en 54,8 millones de toneladas, las más altas de las ultimas tres campañas.

El mercado avanza hacia el tramo final de la cosecha estadounidense y la mayoría de los analistas de Chicago entienden que en el curso de la recolección de los cultivos de verano, los mercados podrán tender a declinar como consecuencia de la importante campaña que se avizora.

Sin embargo, la especialista del mercado de soja de Prudencial Bache, Anne Frick, estima que los precios mínimos de la posición noviembre en Chicago, de u$s 323 por tonelada, actuarán como un fuerte soporte para las cotizaciones en el mediano plazo. Aunque la especialista sostiene que existe algún riesgo de testear los u$s 300 por tonelada, éste es un escenario bastante improbable luego del informe del USDA del viernes pasado, que resultó ser bastante constructivo para los precios. Luego de la recolección de la cosecha norteamericana los precios deberán tender a mejorar aún más, particularmente si el uso proyectado sigue creciendo y si la cotización del dólar permanece débil como hasta ahora.

El martes se dio a conocer la evolución de las cosechas en los EE.UU., así como el estado actual de los cultivos. En maíz, los cultivos «buenos a excelentes» llegan al 70%, sin cambio con respecto a la semana anterior. La cosecha ya ha avanzado en un 13%, comparado con el 10% de la semana anterior y el 35% del promedio habitual a esta altura del año. En soja, también existe un marcado retraso en la actividad de recolección, por culpa de las lluvias y la llegada de las primeras nevadas: se cosechó solamente un 23%, comparado con el 15% de la semana anterior y el 57% del promedio de las ultimas cinco campañas. El informe consignó, además, que la soja «buena a excelente» llega al 65%, comparado con 67% de la semana anterior.

A su vez, se sigue observando una mejora generalizada en los mercados bursátiles mundiales. Esta circunstancia ha estado asociada, desde el inicio de esta tendencia que se inició a mediados de marzo, con subas en las plazas de materias primas. Los inversores huyen del dólar y migran a inversiones más riesgosas, particularmente hacia los commodities. Las bajas tasas de interés también alientan a inversiones de tipo especulativo, entre las que se cuentan las materias primas.

Resuelta la cosecha norteamericana, la atención del mercado se centrará fundamentalmente en la demanda global y la marcha de los cultivos en Sudamérica.

Informe de Panagrícola

Dejá tu comentario