26 de junio 2013 - 00:15

Por la salida de dólares caen 20% bonos de la región

• Es lo acumulado en dos meses.
• Fuerte impacto por la suba de tasas en EEUU los argentinos, menos afectados

Por la salida de dólares caen 20% bonos de la región
Aunque ayer fue un día más tranquilo para Wall Street y también para la deuda emergente, los precios de los bonos latinoamericanos no disimulan el fuerte impacto sufrido en los últimos dos meses, en paralelo con el empinamiento del riesgo-país. Tomando en cuenta los títulos más largos emitidos por casi todos los países de la región, las pérdidas acumuladas sólo desde fines de abril llegan al 20% en promedio. Venezuela resultó el más afectado, con caídas del 24% para el título emitido para 2034.

La consecuencia concreta de este deterioro no es sólo una pérdida de riqueza para los inversores que habían efectuado estas apuestas. Para los países de la región significa un aumento en el costo de financiamiento. Probablemente lo primero que definan los ministros de Finanzas de los países afectados es acortar los plazos de colocación de bonos para que la suba de tasas impacte en forma menos traumática.

Similitudes

Pero la merma de precios no sólo tocó a países considerados de alto riesgo como Venezuela, sino también a otros países de la región que se encuentran en la categoría de "investment grade". El bono Global 2034 de Brasil, por ejemplo, cotizaba a u$s 160,15 el 30 de abril. Acumula en menos de dos meses una pérdida superior a los 30 dólares y cerró a u$s 129, lo que implica una merma del 19,4%.

Fue muy parecida la evolución de los títulos más largos de otros países de la región, como Perú y Uruguay, que tuvieron mermas en los últimos dos meses del 17,5%. Ningún país de la zona quedó al margen, aun con pérdidas más acotadas. El Global mexicano que vence en 2033 cayó en menos de 60 días un 14,4%, pasando de u$s 149 a u$s 127,5, mientras el de Colombia al mismo año cayó sólo el 10,2%.

Los bonos argentinos resultaron menos afectados, pero no porque los inversores los consideraran más seguros, sino porque ya venían con sus precios muy deteriorados. El bono Discount, surgido del canje de la deuda, que vence en 2033, cayó en el período analizado sólo el 6,8%, de u$s 59 a u$s 55.

Pero a pesar de esto son de lejos los que presentan el rendimiento más alto de toda la región. Ayer la tasa de retorno se ubicaba en el 16,25% anual en dólares.


El discurso de la semana pasada del titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke, impactó en la deuda emergente y especialmente en América Latina, pero claramente la caída de los títulos venía de varias semanas atrás. El funcionario dejó deslizar que se acercaría el momento de comenzar a disminuir los estímulos monetarios si aparecen señales de mayor peligro inflacionario. La consecuencia inmediata fue una suba de las tasas de los bonos del Tesoro a 10 años, hasta niveles cercanos al 2,60% anual.

La suba de tasas largas en Estados Unidos impactó directamente en la deuda latinoamericana, que venía con rendimientos en baja y con una brecha (o "spread") mínima en relación con los títulos norteamericanos. Las novedades de Bernanke generaron dos fenómenos simultáneos: subieron los rendimientos de la deuda de la región, pero al mismo tiempo aumentó la diferencia con las tasas norteamericanas, lo que se refleja en la notoria suba del riesgo-país también de las últimas semanas.

¿Cuáles son los fenómenos comunes a casi todos los países de la región?

Se registró una importante salida neta de capitales, ante inversores que buscaron tomar ganancias y al mismo tiempo volcarse por activos más seguros, pero que ahora rinden más que hace un mes.

• Además de la caída del precio de los títulos, se depreciaron las monedas contra el dólar. El caso más notorio fue el real, que acumula una merma de casi el 10% en lo que va de 2013.

También se nota en varios países una tendencia a la aceleración inflacionaria, por lo que es probable que aumenten las tasas de interés. El efecto buscado, por otra parte, es darles más incentivo a los inversores para que se queden en moneda local, pero a costa de disminuir el ritmo de crecimiento económico.

La Argentina quedó al margen de todos estos movimientos, básicamente porque el proceso de ventas de bonos ya se había producido hace tiempo. Ahora el que posee títulos argentinos es porque sabe el riesgo que asume, incluyendo la disputa judicial con fondos buitre en Estados Unidos.

Dejá tu comentario