Presupuesto habilita el uso de reservas para financiar el gasto

Edición Impresa

El Gobierno podrá utilizar reservas del Banco Central para cancelar deuda a bonistas, como viene realizando en los últimos dos años, y con el excedente de esos fondos también podrá cubrir gasto de capital. La novedad, que fue anticipada ayer por este diario, se confirmó cuando se conoció el proyecto de Presupuesto Nacional 2013. En el artículo 33 se incluyó la integración del Fondo del Desendeudamiento Argentino, que existe por decreto desde 2010, pero esta vez será por u$s 7.967 millones y se establece claramente que podrá utilizarse «en la medida que ello disminuya el costo financiero por ahorro en el pago de intereses, a la cancelación de servicios de la deuda pública con tenedores privados correspondientes al ejercicio fiscal 2013 y, en caso de resultar un excedente y siempre que tengan efecto monetario neutro, a financiar gastos de capital».

Novedad

Esta última es la novedad más importante en el uso de reservas del Banco Central ya que hasta ahora esos fondos sólo podían utilizarse para cancelar a bonistas o, en una autorización aparte, a organismos multilaterales de crédito. Ahora se abre al uso para gastos y sumado esto a la existencia de los superpoderes que se incluyeron en la reforma al artículo 37 de la Ley de Administración Financiera, votada en 2006, las reservas en la práctica podrán terminar financiando cualquier tipo de gasto. Esto es así porque en los superpoderes se autorizó al Poder Ejecutivo a modificar el destino que el Congreso asignó a las partidas del Presupuesto ejecutando gasto de capital como corriente o viceversa. Por lo tanto, sólo un pase de partidas puede acomodar cualquier destino a los fondos.

El Central recibirá «una o más Letras intransferibles, denominadas en dólares estadounidenses, amortizables íntegramente al vencimiento, con un plazo de amortización de 10 años, que devengarán una tasa de interés igual a la que devenguen las reservas internacionales del BCRA por el mismo período...». 

  • Dentro de las novedades también hubo cambios en la proyección de inflación, que quedó en un 10,8% y se confirmó un dólar promedio de $ 5,10.

  • Se confirmó también que el Gobierno podrá realizar operaciones de crédito público para financiar infraestructura por u$s 34.341 millones.

  • También se destinan u$s 2.000 millones para conformar un fondo fiduciario de inversión en actividad hidrocarburífera, es decir, YPF.

  • Se establece una condonación total de deudas impositivas para Aerolíneas Argentinas y una autorización para utilizar el crédito fiscal acumulado para compensar.

  • Se exime de impuestos, como todos los años, la importación de gas y otros hidrocarburos, y se establece un cupo de importación para naftas de 200.000 metros cúbicos con la posibilidad de extenderlo por otro 20%.

  • Se condonan deudas de Cammesa, Enarsa y Edisa, generadas por diferencias tarifarias que se terminan acumulando en los pasivos de esas empresas.

  • Se disponen fondos por 12.000 millones para importación de combustibles.

  • El módulo electoral para calcular el aporte a los partidos políticos se establece en $ 3,04 por voto obtenido en la elección inmediata anterior.

  • Se autoriza al PEN a «asumir anualmente deudas por hasta la suma de u$s 2.000 millones» para la provisión de combustibles líquidos dentro del convenio firmado con Venezuela.


  • Se fijó una partida especial de u$s 21.543.000 para comprar o alquilar nuevas sedes de embajadas.
  • Dejá tu comentario