Quilmes cree en los milagros

Edición Impresa

Quilmes no se entrega y quiere dar pelea hasta la última fecha para mantener viva la llama de la esperanza de permanecer en Primera. Ayer dio un gran paso al vencer a un Racing «remendado». Con esta victoria, Quilmes, que continúa último en la tabla para el descenso, quedó ahora con un promedio de 1,029 y se acercó a Huracán y a Gimnasia, sus rivales más directos en la lucha por mantener la categoría.

Racing, que sintió las ausencias de Teófilo Gutiérrez, Patricio Toranzo, Pablo Lugüercio y el arquero titular Roberto Fernández (se lesionó en el calentamiento previo), también dio un paso atrás en su aspiración por pelear por el campeonato.

Racing comenzó jugando mejor, teniendo el control de la pelota y generando dos jugadas de peligro que desperdiciaron Viola y Aveldaño. Quilmes emparejó el juego y pudo lograr la primera conquista por intermedio de Romeo.

En el segundo tiempo, Racing bajó su nivel de juego mientras que Quilmes salió con otra actitud y a los 9 minutos logró abrir el marcador con un remate de Cauteruccio.

Quilmes era superior a su rival y lo volvió a plasmar en la red a los 29 minutos a través de Miguel Caneo.

Racing no logró reaccionar ante la embestida de su rival, que armó dos líneas de cuatro para cuidar el resultado, jugó de contraataque y hasta pudo haber ampliado la diferencia.

Dejá tu comentario