6 de agosto 2009 - 00:00

Raro acuerdo del querellado con el juez

Diego Bossio y Ricardo Lorenzetti firmando el acuerdo.
Diego Bossio y Ricardo Lorenzetti firmando el acuerdo.
La Corte Suprema de Justicia y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) acordaron informatizar el inicio de demandas y sus notificaciones, con el objetivo de acelerar los juicios de los jubilados. Las medidas que se resolvieron se encuentran en el marco de un acuerdo de digitalización entre el máximo tribunal y el organismo, que comenzó en marzo pasado. Toda una rareza esto de que el querellado -la ANSES- acuerde algo con el tribunal que juzgará sus responsabilidades.

El presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, recibió junto a la vicepresidenta del cuerpo, Helena Highton de Nolasco, al nuevo titular de la ANSES, Diego Bossio; el presidente del Consejo de la Magistratura, Luis María Bunge Campos; y la presidenta de la Cámara de la Seguridad Social, Lilia Maffei de Borghi. El tratado fue firmado en el cuarto piso del Palacio de Tribunales y se propone acortar los plazos en las demandas de jubilados (específicamente), a través de la implementación de un sistema electrónico de inicio de demandas y notificaciones. En marzo pasado, se había dado el puntapié inicial al acuerdo con el entonces titular de la ANSES, y actual ministro de Economía, Amado Boudou, para digitalizar los proceso judiciales y simplificar los pasos administrativos.

Durante el encuentro, Lorenzetti destacó la «trascendencia social» del acuerdo y señaló que la iniciativa era una clara señal a la sociedad de que existen «instituciones y poderes que se esfuerzan por prestar mejores servicios en un contexto de políticas de Estado que se mantienen en el tiempo».

La situación de colapso del fuero de Seguridad Social (que tuvo que suspender por veinte días la recepción de demandas en abril pasado) ha sido resaltada en repetidas ocasiones, tanto por la Corte Suprema como por los integrantes de la Cámara de Seguridad Social. Entre febrero y mayo pasado se iniciaron 36.529 demandas en el fuero de la Seguridad Social. Así, el ritmo mensual de juicios, que en su mayoría son de jubilados y pensionados contra la ANSES, sigue en alza, al punto de que el promedio mensual de presentaciones en lo que va del año ya duplica el de 2008. La situación escaló a tal estado crítico en estos últimos meses, que la ANSES ya ni siquiera ejecuta las sentencias firmes.

Por su parte, Bossio enfatizó que el convenio «refleja cómo distintos poderes del Estado se relacionan para brindar mejores servicios a la ciudadanía» y destacó como ejes de su gestión mejorar la calidad de acceso a los servicios y la eficiencia y transparencia en los procesos, en idéntica sintonía con Boudou, de pasaje corto pero contundente por la ANSES: más que por las mejoras de gestión se lo recordará como el implementador de la reestatización de los fondos previsionales.

El acuerdo, que establece que «la documentación que se tramite en forma digital a través de este sistema será irrepudiable», estipula también que el Poder Judicial se hará cargo del «desarrollo e implementación del sistema para registración de demanda y su relación con el letrado de la causa». La ANSES se ocupará del sistema de notificación y registración de cédulas y demandas provenientes del Poder Judicial y todas las devoluciones certificadas a la Justicia. El organismo previsional ya remitía expedientes escaneados ante el pedido de un juzgado (lo que antes demandaba 4 meses y hoy lleva alrededor de cuatro días).

Más allá de esta implementación, la crítica situación de Seguridad Social obliga a realizar cambios de fondos y evitar juicios generados por el propio Estado, como había señalado Lorenzetti en junio pasado, cuando pidió políticas coherentes y resaltó que, en el caso de los juicios previsionales, «hay todo un fuero dedicado al propio Estado». «Si queremos menos juicios de los jubilados, lo primero que tenemos que hacer es pagarles y sucede exactamente lo contrario», criticó el presidente de la Corte en esa ocasión.

Dejá tu comentario