Récord de denuncias contra Jaime: Carrió pidió que no salga del país

Edición Impresa

Elisa Carrió y los diputados de la Coalición Cívica le pidieron ayer a la Justicia que se impida la salida del país del ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime. El escrito fue presentado en los tribunales de Comodoro Py. Las firmas están encabezadas por Carrió y Adrián Pérez, que concurrió junto a diputados de esa fuerza al juzgado federal de Julián Ercolini, que investiga al ex funcionario por presunta asociación ilícita.

En la presentación, se argumentó que Jaime podría viajar al exterior para eludir la Justicia, que lo investiga en unas treinta denuncias. Según el escrito de Carrió, «es posible que una vez alejado del poder pretenda evadir los requerimientos y el accionar de la Justicia, para seguir gozando de la impunidad que lo benefició por años».

Causas abiertas

«Tiene 30 causas abiertas, que son todas muy graves; por lo tanto, tiene que tomar recaudos ante una situación de estas características», dijo ayer Pérez.

Explicó que «es tiempo de que la Justicia avance y que haya declaración indagatoria y pronto procesamiento. Queremos que haya responsabilidad penal de uno de los responsables del vaciamiento de Aerolíneas Argentinas y del manejo irregular de los fondos fiduciarios del transporte».

Algunas de esas denuncias comenzaron en el radicalismo. El jujeño Gerardo Morales, presidente de la UCR, se convirtió en un investigador casi exclusivo de las actividades de Jaime, sobre todo en la distribución de subsidios a empresas. Morales tiene varias denuncias penales presentadas y pedidos de citación al ex funcionario al Senado.

A esa denuncia se sumó la del ex fiscal de la Unidad de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, cuando ayer reconoció que ni el Gobierno ni el Congreso controlaron «la responsabilidad política» de Jaime pese a las denuncias que existían contra él.

«Lo interesante, más allá del escándalo y la vergüenza de un funcionario público, es analizar los mecanismos de quienes no controlan su responsabilidad política. El Congreso no hizo nada en su momento y el propio Gobierno lo ocultó. Hay mecanismos que no están funcionando», dijo.

Garrido, que se alejó de la fiscalía el pasado 12 de marzo alegando que se le habían recortado sus atribuciones, lo que le impedía continuar con las investigaciones, tenía, entre otras, la pesquisa contra Jaime por el supuesto uso de un avión que le alquilaban el empresario del transporte Claudio Cirigliano y la empresa Aeropuertos Argentina 2000. Ayer aseguró que «está probado» que Jaime hizo viajes personales sin control por $ 350 mil en un año.

«Es una investigación que inicié cuando era fiscal. La denuncia, que efectivizamos a principios de este año, demuestra que en 2007 el ex funcionario realizó viajes privados a Córdoba y Brasil, y que nada tenían que ver con su trabajo. Los vuelos eran pagados por empresas que debía controlar. Lo pudimos probar con los libros de las empresas que Jaime debía controlar donde figuraban los remitos y facturas de los viajes», explicó ayer.

Dejá tu comentario