Redrado: “Tras el canje puede haber venta masiva de bonos”

Edición Impresa

Martín Redrado advirtió ayer que «el piso de la inflación para este año ya está en el 25%, pero puede ser todavía más alta si el Banco Central sigue financiando al Tesoro». El ex presidente del BCRA dio ayer su primera conferencia ante una masiva concurrencia desde que abandonó su puesto en enero y volvió a disparar duramente contra el Gobierno: «Se están devorando el stock de ahorro que le queda a la Argentina», aseguró.

Apoyado en cuadros muy detallados sobre lo que será la evolución del programa monetario de 2010, el ex funcionario concluyó que el excedente de pesos que quedarían sin absorción llega a nada menos que $ 47.900 millones. La cifra surge de la emisión necesaria para absorber los dólares comerciales, las utilidades del BCRA que serán giradas al Tesoro y los adelantos transitorios, menos lo que ya tiene previsto emitir la autoridad monetaria en Lebac y Nobac durante el año.

«No sé cómo hará el Central para esterilizar semejante suma. Pero de ese comportamiento -aseguró- dependerá si la inflación puede llegar a trepar incluso por encima del 25%. La nueva conducción del Central está consciente de este problema».

Repaso

Durante su exposición, que duró poco más de una hora, seguida por preguntas de los asistentes, Redrado realizó un repaso de la situación internacional, para luego introducirse de lleno en la economía local. Pero en línea con su recientemente editado libro «Sin reservas» también hubo espacio para opiniones más políticas. Disparó duro, por ejemplo, contra el anuncio de una próxima misión del FMI para armar un nuevo índice de inflación: «No hay que dejarse encandilar. El problema acá no es la metodología, sino cómo se hace el relevamiento de precios. Si mide el precio de los fideos en un supermercado pero llamo media hora antes para que bajen los valores, entonces la medición no sirve para nada», graficó.

El ex funcionario se presentó como titular de la consultora MR y Asociados ante más de 150 ejecutivos de finanzas que participaron del «CFO Summit 2010», organizado por Foco Capacitación. Como era de esperar, uno de los puntos centrales de la disertación pasó por el tipo de cambio: «No veo que las empresas hayan perdido mucha competitividad, pero sí hay que tener cuidado por la evolución del tipo de cambio real en los próximos meses si no se domina la inflación». En ese sentido, se mostró optimista por el crecimiento de la Argentina para los próximos dos años, pero dijo que el proceso puede verse empañado «porque la inflación le quitará margen de rentabilidad a las empresas y eso jugará en contra de la inversión».

-¿Es aconsejable cubrirse con dólares a futuro, a una tasa de 9% anual?,
le preguntó uno de los asistentes al evento.

-Las empresas vinculadas al comercio exterior me hacen mucho esta pregunta. Considero que sí, que es una cobertura barata en este momento.

Pero específicamente sobre la política cambiaria, consideró que el dólar podría perder la estabilidad de estas últimas semanas recién en el tercer trimestre. «Si se produce algún evento que aumente la demanda de divisas en el tercer trimestre, creo que el Central no saldrá a vender tan fuerte, sino que dejará que el tipo de cambio se deslice», sostuvo, aunque evitó los pronósticos precisos.

Estos fueron otros conceptos que dejó ayer Redrado sobre economía internacional, déficit fiscal, emisión monetaria y el canje de la deuda, entre otros temas:

  • Este año el mundo volverá a crecer, pero impulsado sobre todo por los emergentes. Se volverá a presentar el problema de la apreciación de las monedas en estos países por el gran ingreso de capitales.

  • El G-20 fue muy útil para enfrentar la crisis, pero le resultará mucho más difícil aplicar una estrategia de salida. El mundo todavía anda con muletas. Espero que las tasas en los Estados Unidos recién suban 0,5 puntos en el primer semestre de 2011.

  • Grecia será un problema durante varios años, porque tiene una enorme concentración de vencimientos de deuda hasta 2014. Europa será la región del mundo menos dinámica.

  • La visión de la Casa Rosada es que la expansión del gasto permitirá tener un gran crecimiento en los próximos 18 meses. No advierten que esa masa de dinero que vuelcan entre los más pobres termina jugando en contra por el aumento de los alimentos.

  • Para un país como la Argentina, un déficit fiscal del 1% es demasiado, porque no hay acceso a los mercados internacionales.
  • El gasto ya representa el 36,5% del PBI, es récord absoluto. En 2003 era sólo del 18%.

  • Con la utilización de las reservas el Gobierno alejó los problemas de default, pero a costa de un fuerte aumento de la inflación.

  • En la crisis de 2009 el Central distribuyó más utilidades al Tesoro. Fue nuestro aporte para salir de la recesión. Pero ahora hay que sacar el pie del acelerador, porque la economía ya está creciendo, no hace falta más estímulo. 

  • El 80% de la gente afuera dice que no quiere invertir en la Argentina hasta que no cambie el Gobierno. Pero otro 20% quiere apostar porque consideran que vendrá un cambio a partir de 2012.

  • El canje hay que hacerlo y obviamente es un buen negocio para los holdouts. Pero no significa que cambien demasiado las cosas, porque aún hay muchas dudas en el mercado. Es posible que una vez que los inversores reciban los nuevos títulos se produzcan ventas masivas para desprenderse de parte de esas tenencias.

  • Con los recursos del Central le alcanzan al Gobierno para llegar al 2011. Y si están ajustados, recurrirán a otros mecanismos, como los encajes en dólares que están en el propio BCRA. Ya lo intentaron el año pasado y no pudieron. Otra alternativa es que la ANSES salga a vender acciones o bonos de empresas que tiene en su poder para conseguir financiamiento. Sería más saludable que seguir recurriendo al Central.

  • Si se dan pasos razonables, la Argentina podría conseguir financiamiento de entre 3.000 y 5.000 millones de dólares hasta fines del año próximo.
  • Dejá tu comentario