Remedios: “Una red de vivillos con cobertura del poder” (Ocaña)

Edición Impresa

La ex ministra kirchnerista Graciela Ocaña denunció que detrás de la mafia de medicamentos truchos había una «red de vivillos con cobertura del poder» y pidió «seguir de cerca la ruta del dinero», en las múltiples investigaciones judiciales que se realizan. Además, Ocaña manifestó su desilusión con el proyecto oficialista, al quejarse de que Néstor y Cristina Kirchner pasaron «de la transversalidad al pejotismo puro».

La ex funcionaria sostuvo que uno de los elementos centrales para desarticular el funcionamiento de la red ilegal vinculada a los medicamentos y las estafas con tratamientos complejos es «determinar la ruta que siguió el dinero que se utilizó en la operatoria». Ocaña remarcó que esclarecer ese mecanismo es «importante, no sólo para demostrar los hechos» denunciados como irregularidades, sino también para determinar «quiénes estuvieron y están involucrados en la operatoria».

«En los hechos de corrupción siempre es necesario saber cómo se blanqueó el dinero que generaron los ilícitos, como fue en el caso de la falsificación de medicamentos y el funcionamiento del APE (Administración de Programas Especiales), al cual se le pedían reintegro de costosos tratamientos que no se hacían», señaló la también ex titular del PAMI.

La ex funcionaria recordó que en su gestión anterior, a cargo del PAMI, donde estuvo cuatro años, notó que «una parte de las droguerías tenían una operatoria estructurada, por la cual se especializaban en presentarse en determinadas delegaciones, donde ganaban», en lo que definió como «un pequeño club» para digitar las operaciones de compras de medicamentos.

Ocaña denunció en un diálogo con un canal de cable que se trataba de «una red de vivillos que tenía cobertura del poder político» y que luego de ser denunciados por estafa por su funcionamiento en el PAMI reaparecieron «prestando servicios en las obras sociales, en una señal de que alguien los sacó y les garantizó una nueva estructura de negocios».

Comienzo

Sostuvo que esos hechos irregulares comenzaron al menos desde 2005 y que, cuando se cambió la metodología por la cual primero prestaban servicios y luego pedían reintegros -que dificultaba la posibilidad de que fraguaran pacientes- se detectó «otra estructura de negocios, como los troqueles truchos».

En este último caso, por escuchas telefónicas que involucran a la obra social de los Camioneros que controla Hugo Moyano, se detectaron pedidos de fabricación presuntamente ilegal de troqueles para permitir el cobro de medicamentos de alto valor, algunos de los cuales llegan a los 4 mil pesos por unidad, indicó.

Ocaña señaló que en una auditoría se detectó que el 10 por ciento de los troqueles no era original y que otra cifra similar de medicamentos no tenía siquiera el respaldo de documentación que probara la aplicación efectiva de esos remedios.

Remarcó que esas operatorias se observaron, por ejemplo, en el caso de la obra social La Bancaria, que implicó la detención del líder del gremio, Juan José Zanola, entre otros, y se observó un movimiento de dinero entre droguerías y cooperativas de crédito sobre el cual debe seguir profundizándose ya que estas últimas no pagan algunos impuestos.

También hizo notar que uno de los involucrados y sobre el cual la Cámara Federal porteña pidió que se avance, es el ex superintendente de Servicios de Salud, Héctor Cappaccioli, quien fue además uno de los encargados de la recaudación de fondos durante la campaña presidencial de Cristina de Kirchner.

Dejá tu comentario