“Repsol contribuyó al vaciamiento de YPF”

Edición Impresa

Washington (enviado especial) - El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, sostuvo ayer que Repsol llevó adelante una política destinada a vaciar YPF con el objetivo de emplear las utilidades «para su expansión en otros países», al salir al cruce de las críticas vertidas desde España, la Unión Europea y Estados Unidos contra la expropiación del 51 por ciento de las acciones.

«Repsol contribuyó a vaciar la empresa para su expansión en otros países», sostuvo al tiempo que rechazó que el tema YPF tenga que tratarse a nivel G-20.

Por la noche, en una cena en el edificio del FMI organizada por México -como futuro anfitrión de la cumbre del G-20 en junio-, Lorenzino repitió argumentos. Les dijo a Timothy Geithner (secretario del Tesoro de EE.UU.), Christine Lagarde, Robert Zoellick y sus pares de España, Brasil y México, entre otros, que los de YPF es una «decisión soberana que busca garantizar el abastecimiento de energía para los próximos años».

El funcionario, que encabeza la delegación argentina ante la asamblea de primavera del FMI y el BM, instó a los países de la región a aplicar «políticas fiscales contracíclicas» de manera sustentable, para hacer frente a la crisis internacional, a contramano de las recetas del FMI que siguen haciendo eje en «viejas recetas de ajuste», al participar de un panel organizado por el Banco Mundial y el BID, junto a otros colegas de la región como los ministros de Economía de Uruguay, Fernando Lorenzo, y de México, José Antonio Meade.

Lorenzino, tras destacar la importancia de profundizar la integración latinoamericana, dijo que «estamos viendo -en especial en Europa- nuevas recetas que en realidad son viejas recetas de ajuste para pagar la deuda».

«El ajuste recae sobre la gente y los mercados internos», se lamentó el ministro. Ante el impacto de la crisis en la región en la menor demanda de productos para exportar a los países desarrollados, se sale con «mercado interno, con empleo y en definitiva, con inclusión social», subrayó.

Esta caída en el comercio internacional está provocando una primarización de las economías, dijo el ministro, al citar palabras de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en torno a la necesidad de protegerse «para defenderse de lo que se viene» desde las economías más desarrolladas.

«Esto no es ni más ni menos que protegerse de una avalancha de bienes de los países más desarrollados, o bien una entrada de capitales especulativos a la región», dijo el funcionario, según quien hay que enfrentar la crisis, «como lo hicimos en 2009, con una mezcla de política contracíclica sustentable».

«No es una dicotomía. Se puede hacer política fiscal sustentable. No lo decimos en abstracto, sino que atravesamos la crisis más tremenda en la historia moderna de la Argentina en 2002», sostuvo el ministro.

Además, Lorenzino en su disertación llamó a «profundizar la estrategia de integración sudamericana, donde mucho hemos hecho en el marco de la Unasur, con la búsqueda de la eliminación del dólar como moneda intercambio, la profundización del comercio de nuestros países, el aprovechamiento de la complementariedad de las cadenas de valor e iniciativas conjuntas como el Banco del Sur».

El titular de la cartera económica cruzó nuevamente las afirmaciones del staff del FMI sobre la Argentina. Al respecto dijo que «el uso de las políticas fiscales contracíclicas» es la mejor forma de responder a eventuales impactos, «y no con los pseudo riesgos de recalentamiento como sostiene el informe del FMI».

Por último, Lorenzino realizó «una férrea defensa de la política comercial» argentina y mostró los números de las importaciones de 2011, donde el país fue uno de los integrantes del Grupo de los 20 que «más aumentó sus importaciones».

Dejá tu comentario