Respiro: BCRA intervino y dólar cedió a $39,28

Edición Impresa

Además de la subasta habitual de u$s100 millones, la autoridad monetaria vendió u$s235 millones. Hacía dos meses y medio que no lo hacía, acotado su margen de maniobra por imposición del FMI.

Luego de más de dos meses y medio sin hacerlo, el Banco Central salió ayer a vender reservas en el mercado en forma directa y logró desinflar el precio del dólar en 51 centavos a $39,28, en bancos y agencias de la City porteña en una plaza expectante a las nuevas negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para acceder a otro plan de ayuda financiera.

Junto con una subasta de u$s 100 millones a media la jornada, el BCRA intervino en la plaza con ventas por u$s235 millones directamente a bancos, lo que hizo retroceder rápidamente el precio de la divisa.

Operadores especularon con que la autoridad monetaria -comandada por Luis Caputo- participó activamente en la rueda - algo que no hacía desde mediados de junio - con un "guiño del FMI", dado que en el primer acuerdo con el organismo internacional había pactado un margen de maniobra muy limitado y no podía utilizar reservas discrecionalmente en el mercado para contener al dólar.

Así es como tras varios días de saltos abruptos, el mercado cambiario encontró un respiro, de la mano de una combinación de factores y estrategias utilizados por la autoridad monetaria.

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa descendió 1,2% o 48 centavos a $38,40, a partir de las ventas del Central, y de algunos bancos oficiales, dijeron operadores. "Ventas del BCRA aplastaron cotización del dólar mayorista", dijo el analista Gustavo Quintana.

Los máximos del día se anotaron en los $39, en el inicio, un valor que pareció haber sido establecido como un techo tolerado para por la autoridad de control.

La inmediata aparición de bancos oficiales con ventas en el sector donde operan los grandes jugadores fueron presionando a la baja la cotización, aunque siempre con una amenaza latente de volver a superarlo, describieron en el mercado.

La subasta oficial (adjudicó el total ofrecido, con un precio promedio de corte de $38,8958, siendo el mínimo valor de $38,8530) inyectó algo de liquidez y mantuvo acotado el precio del dólar, aunque sin poder lograr un cambio importante de tendencia. Así fue como el drástico ajuste vino con la reaparición del Banco Central, que a través de ventas directas en el mercado, logró dos objetivos simultáneos: el abastecimiento de la demanda y la consecuente caída en la cotización del dólar.

"La acción oficial diluyó toda la presión compradora y logró que sobre el cierre los precios tocaran mínimos en los $38,40, sesenta centavos debajo del nivel de la apertura", destacó Quintana.

Este método hizo que cayera casi un 30% el volumen operado en el MULC, que totalizó u$s458 millones. "La nueva estrategia de intervenir en el mercado directa y sorpresivamente, con un volumen menor a cuando licitaba en varias ocasiones durante el día, desalentó a los bancos a tomar posiciones para coberturas, ya que la divisa iba perdiendo valor cada vez que el ente regulador vendía", indicó el analista Fernando Izzo.

En el mercado de dinero entre bancos el "call money" se operó a un promedio del 58%, levemente por debajo del nivel previo (60%). Y las tasas de Lebac en el circuito secundario acotaron sus rendimientos, operándose la de 14 días al 59,50%.

En el Rofex, por su parte, se negociaron u$s690 millones, de los cuales más del 50% se pactó para septiembre y octubre con precios finales a $39,55 y $41,30, a una tasa del 43,72% y 49,22%, respectivamente. A fin de año, el dólar cedió un 1,7% a $44,50. Todos los plazos mostraron bajas promedio de 90 centavos, casi el doble de la caída del spot.

En el mercado informal, mientras tanto, el "blue" cayó 80 centavos a $39,20. En tanto, el "contado con liqui" bajó 40 centavos a $38,79.

Las reservas del Banco Central cedieron u$s394 millones hasta los u$s51.052 millones.

Dejá tu comentario