Resuelve un 80% del déficit el 15% de coparticipación

Edición Impresa

Si los gobernadores lograran dejar de sufrir la retención del 15% en la coparticipación destinada a financiar el sistema previsional nacional, ese monto alcanzaría a cubrir casi en un 80% el déficit provincial, que este año podría llegar a escalar a $ 30 mil millones.

La conclusión pertenece a un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que se da en el marco de la embestida de algunos mandatarios y dirigentes de la oposición en pos de que cese ese tijeretazo en las remesas.

En paralelo, el estudio sostiene que «la resignación de recursos que hicieron (las provincias) en 2011 fue muy cercano (un 86%) al excedente que tuvo la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) ese año».

«Para 2012 es posible que las provincias resignen en total cerca de $ 24.300 millones, prácticamente el mismo valor (un 97%) que el excedente esperado para la ANSES, que se estima ronde los $ 25.000 millones», afirma.

La pretensión de terminar con el recorte del 15% en la coparticipación se dirime ya en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (a partir de presentaciones de Santa Fe y San Luis), mientras que planean incursionar en esa senda el cordobés José Manuel de la Sota y legisladores bonaerenses del Frente Amplio Progresista y la Coalición Cívica, tal como lo informó ya este diario.

En el caso de De la Sota, también fue a la Corte hace una semana para exigir a Nación el pago de $ 1.040 millones adeudados para la Caja de Jubilaciones, mientras que el pasado viernes intentó acelerar el planteo mediante la presentación de una medida cautelar.

Sin embargo, desde la perspectiva de las finanzas públicas del nivel nacional -destaca el Iaraf-, «la desaparición del financiamiento de la precoparticipación implicaría la desaparición del excedente de la ANSES, pilar del superávit primario del sector público no financiero durante los últimos años».

«Como en todo período de desaceleración de los ingresos fiscales, sale a la superficie la estrechez fiscal, problema al que muchas veces se lo caracteriza como de la frazada corta», resalta.

El origen del recorte en las remesas data de 1992, cuando la Casa Rosada y los gobiernos provinciales sellaron un acuerdo que habilitó al Estado nacional a retener el 15% de la masa coparticipable bruta para atender el pago de las obligaciones previsionales nacionales y otros gastos operativos.

Esa detracción -que se perpetuó pese a la estatización de las AFJP en 2008- se mantiene en la actualidad, «afectando gran parte de los recursos de la Previsión Social, que de otro modo deberían repartirse entre el Tesoro nacional y las provincias».

Según el Iaraf, para un grupo de provincias -en general asociado a un menor desarrollo económico- la contribución al financiamiento de la ANSES por medio del 15% de precoparticipación «las ha privado de montos equivalentes a más de un 10% del propio gasto provincial». En ese lote se encuentran San Luis, Formosa, Santiago del Estero, Catamarca, San Juan y Corrientes.

En este marco, el informe remarca que «el déficit provincial, que puede llegar a ser de $ 30.000 millones este año (si su gasto crece al 30%), sería cubierto casi en un 80% solamente por medio de los fondos que resignarán a través de la precoparticipación del 15%».

Actualmente, la masa de fondos tributarios o de Rentas Generales que financia las actividades de la ANSES se compone de un 15% de la masa tributaria coparticipable conocida como precoparticipación, a la que se suman porciones de impuestos coparticipables (como IVA, Ganancias, Bienes Personales y Combustibles) y no coparticipables (como el monotributo y el adicional sobre cigarrillos). En conjunto, representan casi $ 40 de cada $ 100 de ingresos totales del organismo. Estos fondos dejan de ingresar a las arcas del Tesoro nacional y son resignados también por las jurisdicciones subnacionales.

Dejá tu comentario