Retrato de Lole como hombre de lucha

Edición Impresa

Periodista: ¿Ve diferencias sustanciales entre la gestión de Néstor y la de Cristina?
Roxana Latorre: Son períodos diferentes. En el caso de Néstor Kirchner, apoyamos casi todos sus proyectos de ley porque tenían un impacto favorable en la economía. El punto de inflexión fue la Resolución 125, cuando un Gobierno que ya había logrado un equilibrio comercial y fiscal, y reservas importantes envía un proyecto que apuntaba al corazón productivo de Santa Fe; ahí sí, en representación de nuestro Estado, marcamos un antes y un después.
P.: ¿Ahora son oficialistas u opositores?
R.L.: Oficialistas, con el límite de los intereses de la provincia. Pero no kirchneristas, nunca fuimos kirchneristas, somos peronistas.
P.: ¿Qué opina de la respuesta del Gobierno a la crisis del campo?
R.L.: Es insuficiente y además el sector viene de mucho manoseo, reunión, planteo, promesa, con resultado estéril. Reutemann ya ha hecho público su repudio al método arbitrario de asignación de subsidios por parte del secretario (de Comercio, Guillermo) Moreno.
P.: ¿Habrá internas en el justicialismo provincial?
R.L.: Mañana (por hoy, viernes) tenemos la primera reunión del año del Consejo Ejecutivo Provincial y, además del repudio a la agresión a Agustín Rossi, se va a empezar a conversar sobre la estrategia para 2009. El escenario es muy difícil: el justicialismo no tiene ni el Gobierno provincial ni el de la mayoría de las intendencias. Y, además de los senadores y diputados nacionales, están en juego más de 200 mandatos de presidentes de comunas, la mitad de 42 concejos deliberantes y 8 intendencias.
Motor electoral
P.: ¿Qué mecanismo le parece más adecuado, internas o consenso?
R.L.: Primero, al justicialismo de Santa Fe no le sobra un solo voto; segundo, junto con los candidatos, lo más importante es la estrategia y, tercero, la intención de voto de Reutemann está a años luz de la de cualquier otro dirigente de la provincia, de modo que el verdadero motor de la elección sería él. El resto de la dirigencia no existe al lado de Reutemann.
P.: ¿Agustín Rossi no les parece un buen candidato?
R.L.: No es un tema que dependa de nosotros y hay tiempo hasta fines de agosto para definirlo. Tenemos respeto por Rossi, viene haciendo un papel brillante, sacando adelante todas las leyes del Ejecutivo. En Santa Fe, ha pagado el costo de ser la cara visible de Kirchner en la provincia.
P.: El año pasado, Reutemann lo vetó como presidente del PJ provincial.
R.L.: No hubo veto, sino un acuerdo en función del gran desgaste del partido en Santa Fe, para evitar sumar situaciones de confrontación interna a la pérdida de poder sufrida en las elecciones de 2005 y 2007.
Independencia
P.: Reutemann dice que no es menemista, ni duhaldista, ni kirchnerista. ¿Quiere representar a todos?
R.L.: Él siempre llevó al peronismo a la victoria y se ha opuesto a todas las imposiciones que creyó incorrectas. Cuando Menem quiso imponer a Liliana Gurdulich, él impulsó a otro senador; en 1995, con ley de lemas, Menem impulsó a Cavallero para gobernador, y Reutemann, a Jorge Obeid. Cuando ha tenido que confrontar lo ha hecho. Siempre ha mantenido independencia.
P.: O sea que Kirchner tiene pocas posibilidades de imponerle a Rossi.
R.L.: Eso no lo sé.
P.: Hubo quien habló de la participación de gente de Llambí Campbell en la agresión a los Rossi, como apuntando al entorno del senador.
R.L.: No lo creo, tengo entendido que es una zona de protesta permanente y activa y, de todos modos, ese hecho refleja, quizá en un grado extremo, violento y no deseado, el real estado de ánimo de ese sector que se siente muy maltratado, más allá de repudiar el método. Hasta principios de 2008, venía con pleno empleo y un crecimiento exponencial, y desde la crisis de la 125 empieza un desgaste que también pone negro sobre blanco promesas incumplidas y métodos no deseados como los de Moreno. La provincia tributa veinte veces más de lo que recibe. En un momento de vacas flacas, cuando había que hacer un sacrificio por la Nación, era una cosa, pero ahora, con una sequía letal, es sumamente injusto.
P.: ¿Cómo evalúa la gestión de Hermes Binner?
R.L.: Binner tiene básicamente cuadros académicos con perfiles muy técnicos, pero poco conocimiento del territorio y cintura política, lo que le dificulta la gestión. Tiene mucho dinero, mucha reserva acumulada, tiene subejecutado el presupuesto. Lamentablemente, gestiona con muchísima lentitud.
P.: Usted trabajó con Reutemann en sus tiempos de gobernador. ¿Es un hombre capaz de delegar responsabilidad en las mujeres?
R.L.: Sí, tiene una mentalidad muy amplia y una formación hasta europea en ese sentido: es muy igualitario en el trato con las mujeres y muy, muy respetuoso.
Entrevista de Claudia Peiró

Dejá tu comentario