Riquelme divide las aguas

Edición Impresa

La decisión de Juan Román Riquelme de querer volver puso en crisis a la dirigencia de Boca y acelera el regreso del presidente, Daniel Angelici, quien se encuentra en Qatar en la búsqueda de inversores para construir un nuevo estadio.

Angelici tenía pensado volver el lunes, pero lo hará entre hoy y mañana para decidir si aceptan la vuelta de Riquelme y en qué condiciones.

Por ahora, el único que se expresó públicamente fue el vicepresidente, Juan Carlos Crespi, que en declaraciones a Rock and Closs explicó: "Vuelve porque quiere al club", y agregó: "No se tendría que haber ido nunca, todos querían que él siguiera jugando acá. Creo que toda la directiva, incluso el presidente (Daniel Angelici), quería que Riquelme siguiera jugando en Boca. Dios quiera que sea así; ésta es mi posición y creo que también es la de (Carlos) Bianchi".

Sin embargo, no todos los dirigentes están de acuerdo con su vuelta, ya que no contaban con su honeroso contrato en el presupuesto para este semestre y entonces algunos piensan cambiarle las condiciones y ofrecerle un contrato por objetivos, que lo obligue a jugar cierta cantidad de partidos y que se incremente si Boca logra el campeonato y la Copa Libertadores de América. Algunos jugadores como Paredes y Juan Manuel Martínez dijeron que será bienvenido, y en la práctica que el plantel efectuó en Casa Amarilla se pudo advertir la presencia de panfletos con la leyenda: "Los socios queremos a Juan Román Riquelme". La nueva novela recién empieza.

Dejá tu comentario