Rosario: nuevo cruce por el narcotráfico

Edición Impresa

  Santa Fe - El cruce entre el Gobierno nacional y el local por la inseguridad en Santa Fe, en medio del operativo de retirada -consensuado- de gendarmes que habían arribado en abril pasado a la ciudad de Rosario para reforzar la lucha contra el narcotráfico, quedó lejos de pacificarse y continúo agitándose en las últimas horas.

Quienes se sumaron a la polémica encendida el lunes último por el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, fueron la intendente de Rosario, la socialista Mónica Fein; y el ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi.

Después del acto de operativo de retirada de Gendarmería, Berni acusó al exgobernador de Santa Fe y precandidato presidencial de FAUnen, Hermes Binner, de ser el responsable de consolidar la corrupción en la Policía local.

"En su momento no quiso atender el problema, quiso seguir apostando a la autogestión de la Policía y esa política terminó en todo esto, que Santa Fe hoy tenga los índices delictivos más altos del país", disparó Berni.

No obstante, el funcionario nacional diferenció a Binner del actual gobernador provincial, el también socialista Antonio Bonfatti. Respecto del último, dijo que "tomó conciencia del problema que tenía en la ciudad de Rosario, nos pidió el tiempo necesario para generar 2.000 policías, y trabajamos porque estamos convencidos de que la ciudadanía de Rosario lo necesita".

En tanto, Fein señaló que Berni "quiso utilizar un acto institucional para hacer política partidaria", y que "a las sociedad le hace muy mal estas cosas". Además destacó: "Si dice que Rosario tiene cinco veces más delitos que otras ciudades, le preguntaría por qué se llevó a la Gendarmería. ¿Por qué no la dejó en la ciudad?".

Según Fein, "fue inoportuno e incorrecto que un viceministro de Seguridad de la Nación diga que un gobernador es responsable del narcotráfico", y agregó: "Qué podría decir yo de la responsabilidad del Gobierno -central- siendo el narcotráfico un delito de incumbencia federal".

Por su parte, Rossi criticó tanto a Binner como a Bonfatti, al manifestar que "la gestión en materia de seguridad fue paupérrima", y detalló: "Cuando fui precandidato a gobernador en 2011 lo advertí: que el índice de homicidios subía. Hoy puedo decir que se perdió tiempo. Este episodio de la designación del comisario en la URI muestra que se siguen equivocando".

El último punto sobre el que hizo referencia Rossi está relacionado con la decisión del Gobierno provincial de aceptar el pedido de licencia del comisario Juan Garro, nombrado a fines de 2014 jefe de la Unidad Regional I (URI) de la Policía -ciudad de Santa Fe-, después de conocerse, a través de diversas organizaciones, que había sido denunciado en 2006 por tener en su despacho simbologías nazis, y por ejercer violencia moral y antisemita contra un oficial.

También tuvo polémica el reemplazo de Garro. El Gobierno dijo que retomaría quien estaba a cargo antes -de la URI-, el comisario Sergio Vergara, que había sido apartado de la conducción -continúa en licencia- en el marco del escándalo por el cual la Justicia federal tiene presos y procesados a tres efectivos de la misma regional por presunta complicidad, en el caso del camión encontrado el 2 de noviembre último con más de una tonelada de marihuana, en Arroyo Leyes. Por ahora, quedará a cargo el subjefe de la URI, Adrián Rodríguez.

Dejá tu comentario