San Lorenzo sigue con su recuperación

Edición Impresa

San Lorenzo ratificó su levantada, luego de un mal comienzo de año, tras superar como local por un ajustado 1 a 0 a Quilmes. De esta manera, el equipo de Edgardo Bauza se metió en la pelea por el título, luego de un traspié en el debut ante Olimpo, mientras que Quilmes no puede torcer el rumbo, y pese a la llegada de Ricardo Caruso Lombardi a la dirección técnica sigue en caída libre.

El primer tiempo tuvo poco relieve y no se sacaron ventajas ya que San Lorenzo no pudo imponer su mayor jerarquía individual ante un oponente plagado de inconvenientes y que casi sobre la hora del partido se anotició de las bajas de los experimentados Braña y Romero.

El local tuvo en control casi monopólico del balón en ese lapso, pero paradójicamente fue Quilmes quien contó con la única situación neta tras un fuerte remate de Bontempo sobre el final de la primera mitad que resultó conjurado con esfuerzo por Torrico.

En el complemento, el local adelantó sus líneas mientras que su rival protegió en exceso a Dulcich apostando todas sus fichas a mantener un empate. El tanto que le dio la victoria al local llegó luego que Torrico le tapara un mano a mano a Zacaría en una jugada aislada y a la vez como consecuencia lógica de un abrumador dominio local por ese entonces.

El conformismo de San Lorenzo le permitió a su rival vender cara la derrota mediante postreros arrestos que terminaron por convertir a Torrico en figura determinante del partido al desviar magistralmente sendos cabezazos de Lema a los 36 y 42 minutos.

Basado en la determinante actuación de su arquero, el incansable trajinar de Mercier, la ubicuidad de Matos y las apariciones de Correa, San Lorenzo cimentó un triunfo jugando eficazmente sólo 30 de los 90 minutos, aunque arriesgando su victoria innecesariamente sobre el final del partido.

Dejá tu comentario