15 de noviembre 2013 - 00:00

Scioli convoca a obispos por crisis de narcotráfico

Antonio Bonfatti, José M. de la Sota, Daniel Scioli
Antonio Bonfatti, José M. de la Sota, Daniel Scioli
El flagelo del narcotráfico se instaló con fuerza en las últimas horas en la agenda del interior. En esa línea, el gobernador bonaerense Daniel Scioli se reunirá el próximo lunes con obispos de la provincia, a quienes convocó para evaluar la problemática, mientras que el secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni, protagonizó ayer un duro cruce con gobernadores de perfil crítico -con eje en el peronista disidente José Manuel de la Sota (Córdoba) y el socialista Antonio Bonfatti (Santa Fe)-, que salieron a reclamar mayores medidas a la Casa Rosada. "La seguridad es una responsabilidad indelegable de las provincias, en la cabeza del gobernador", dijo.

La preocupación por el avance del narcotráfico en el país se reavivó luego de la escalada de crímenes ligados a la droga que azota a Rosario; de un documento de la Iglesia Católica del 8 de noviembre con serias advertencias sobre "una situación de desborde" y de una resolución del 12 de noviembre de la Corte Suprema nacional en pos de que el Consejo de la Magistratura y los ministerios de Justicia y Seguridad arbitren medidas "urgentes".

En este marco, Scioli confirmó que el próximo lunes mantendrá un encuentro con obispos de la provincia, a los que convocó para analizar el drama del narcotráfico en el país.

Serán de la partida, además, los ministros locales de Seguridad, Alejandro Granados; de Justicia, Ricardo Casal, y de Salud, Alejandro Collia, además del secretario general de la Gobernación, Eduardo Camaño, y del director provincial de Culto, Enrique Moltoni.

El mandatario justicialista remarcó ayer que se trata de un problema "continental". "Comparto esta preocupación de la Iglesia por este flagelo, que desde nuestro punto de vista nos ha visto trabajar desde dos líneas de acción: la del adicto -una cuestión de salud pública- y la de las organizaciones de narcos, criminales y mafiosas, que estamos combatiendo", sostuvo, y detalló: "En nuestro caso no tenemos plantaciones de marihuana o cocaína, sino las drogas sintéticas: gente que produce metanfetamina".

En paralelo, desde la vereda nacional, Berni salió a cuestionar con dureza una andanada de reclamos y críticas lanzada por Bonfatti y De la Sota, dos mandatarios que no comulgan políticamente con Balcarce 50.

"Son mezquinos quienes quieren hacer política e intentan llevar agua para su molino, parándose en temas tan sensibles como la droga y la inseguridad", disparó, y embistió contra Ejecutivos locales que responsabilizan al Gobierno nacional por ese escenario y le reclaman mayores medidas contra el narcotráfico, cuando "en sus territorios no toman las decisiones políticas" necesarias.

El funcionario de Cristina de Kirchner además enfatizó que "la seguridad es una responsabilidad indelegable de las provincias, en la cabeza del gobernador", y que "hay provincias con serios problemas de corrupción" -como Santa Fe y Córdoba- donde existe una "connivencia" de la Policía con el narcotráfico.

"Algunos gobernadores pretenden que la Gendarmería les reemplace el trabajo que tiene que hacer la Policía de su provincia", contraatacó, y resaltó que "la ley de desfederalización de la lucha contra el narcotráfico les otorga a las policías provinciales plena potestad para trabajar con la Justicia federal". "En esa suerte de querer sacarse la responsabilidad de encima, dicen lo que dicen y hacen lo que hacen, me parece una actitud muy irresponsable", consideró.

En relación con Santa Fe, Berni cuestionó que no haya "políticas activas del Estado" y que la Policía provincial "haya estado liberada" para realizar actividades ilícitas relacionadas con el narcotráfico. También apuntó a Córdoba, al destacar que "está detenida la cúpula de la Policía" por su vinculación con narcos. En ese marco, si bien admitió que la corrupción policial es un problema que aqueja a todas las policías del mundo, aclaró que "lo importante es tomar las decisiones políticas necesarias".

Berni reaccionó de esa manera frente a planteos disparados por Bonfatti y De la Sota.

El santafesino reclamó ayer a autoridades nacionales que "dejen de mentir" y de hacer "un relato" de la problemática como si estuviesen "comentando un partido de fútbol".

En esa línea, reclamó a Nación una política de Estado donde estén involucrados "todos los sectores". Para eso, consideró necesario "articular entre las fuerzas federales, provinciales y municipales una política muy clara". "Pretendemos que el Gobierno nacional convoque a los 24 gobernadores, y entre todos decidamos cómo combatir esto", aportó.

Por su parte, De la Sota exigió "radarizar" el país y pidió que se deje de lado la "politiquería" para atacar al narcotráfico, porque es un "problema nacional" que debe resolverse "entre todos" los sectores políticos

"En provincia de Buenos Aires no hay narcos, ¿no? Pareciera ser que solamente (existen) en Santa Fe y Córdoba, que son dos provincias que tienen gobiernos críticos de lo que pasa en el país y del Gobierno nacional; ahí sí hay gran difusión", ironizó.

Dejá tu comentario