20 de junio 2013 - 00:00

Se trabaja para pagar impuestos 205 días del año

Nadin Argañaraz
Nadin Argañaraz
Para pagar los impuestos que se imponen en los tres niveles de Gobierno, un trabajador necesita en 2013 entre 172 y 205 días de los 365 que tiene el año. Así, el Día de la Liberación de Impuestos (DLI) se ubica en la Argentina entre mañana, el 21 de junio, y el 24 de julio, en función de cuáles sean los ingresos del contribuyente.

El DLI es un indicador que se utiliza para simplificar el impacto de la carga tributaria y que consiste en tomar como base un año calendario y calcular hasta qué día se trabaja para cumplir con el pago de todos los impuestos que inciden económicamente sobre el ingreso. Si se lo compara con el DLI de 2011, en dos años se incrementó entre 2 y 24 días la presión tributaria. De los casos considerados, el incremento fue más relevante para las familias de mayores ingresos.

El análisis fue elaborado por Nadin Argañaraz, Sofía Devalle y Andrés Mir, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF). Según detallaron, se consideran para el estudio cuatro casos de ingresos hipotéticos, para una familia compuesta por matrimonio y dos hijos y cuyos ingresos son generados por un solo miembro que se desempeña como trabajador asalariado en el sector formal de la economía.

Del análisis surge que la carga tributaria legal total durante 2013 se ubicaría entre el 47,2% y el 56,2% del ingreso total (incluyendo costo laboral) de una familia, dependiendo de los tramos de ingresos considerados.

Según estimó el IARAF, los cuatro casos hipotéticos de ingresos familiares que se utilizan (teniendo como base un aumento salarial del 24% para el año) son de $ 7.494; $ 16.239; $ 24.420; y $ 36.912. Así, para el primer grupo, el Día de la Liberación de Impuestos es mañana, 21 de junio. Para el segundo, el 3 de julio; para el tercero, el 17 de julio, y para el cuarto, el 24 de julio.

En el nivel más bajo de ingresos (que no queda alcanzado por el Impuesto a las Ganancias ni por el Impuesto a los Bienes Personales), "el Día de Liberación de Impuestos sólo ha crecido un día cada año, como consecuencia de los incrementos en impuestos provinciales y municipales: Impuesto a los Ingresos Brutos y las tasas de seguridad e higiene, y el Impuesto Inmobiliario y las tasas de alumbrado, barrido y limpieza", señala el IARAF.

En el resto de los niveles de ingresos, si bien los incrementos provinciales y municipales también influyeron, las principales causas del fuerte desplazamiento en el DLI (de entre 13 y 24 días, según el caso) se encuentran en los tributos que forman parte del sistema impositivo y previsional nacional (aunque por ser varios de ellos coparticipables, los fiscos provinciales y municipales también se han visto beneficiados).

"La falta de actualización de mínimos y deducciones del Impuesto a las Ganancias para 2012 y la falta de ajuste de los topes de los tramos de la escala de cálculo han provocado que quienes deban tributar el Impuesto a las Ganancias lo hagan a tasas efectivas mayores cada año. Este incremento de la presión tributaria derivada del Impuesto a las Ganancias explica el corrimiento del Día de Liberación de Impuestos de entre 10 y 13 días para los tres niveles de ingresos más elevados ejemplificados", sostiene el informe.

Dejá tu comentario