Senado aprobó expropiación de la ex Ciccone: será ley en 10 días

Edición Impresa

El Senado aprobó ayer el proyecto de expropiación de la ex Ciccone (ahora Compañía de Valores Sudamericana) por 44 votos a favor y 20 en contra. Fue durante una sesión que corrió dentro de los carriles previstos: Amado Boudou la presidió casi en su totalidad y debió soportar referencias y acusaciones de la oposición. De hecho quien mejor resumió la situación fue Miguel Pichetto en su discurso de cierre del debate: «Señor presidente quiero reconocerle a usted el temple que tuvo de estar acá toda la tarde poniendo la cara», le agradeció a Boudou en su discurso. Todo el bloque kirchnerista terminó cerrando el asunto con un festejo junto a Boudou por la votación.

El proyecto aprobado declara de «utilidad pública y sujeta a expropiación a la Compañía de Valores Sudamericana S.A.».

Deuda

Fija también que el Tribunal de Tasaciones deberá efectuar la tasación de la empresa, pero deja aclarado en el artículo 3 que «la suma que eventualmente deba abonarse en cumplimiento del proceso expropiatorio será pagada -hasta el monto correspondiente si excediera el de la tasación- con la deuda que la Compañía de Valores Sudamericana S.A. registre ante la AFIP».

Pichetto se hizo cargo de la defensa del Gobierno y del vicepresidente: «Sin dudas se ve intencionalidad de los funcionarios que lo investigan para perjudicarlo. Ningún fiscal de primera instancia puede hacer lo que hicieron con usted presidente, citando a los fotógrafos y periodistas una noche antes», dijo sobre el allanamiento al departamento de Puerto Madero. También cuestionó cómo se aportaron pruebas a la causa, como el caso de la factura de Cablevisión que originó ese allanamiento.

Aníbal Fernández se centró en defender la expropiación: habló del «desmantelamiento» de la Casa de Moneda lo que llevó a «perder licitaciones siempre a manos de la empresa Boldt» para la confección de padrones electorales y agregó que «entre 2004 y 2010 se hizo caer la producción de billetes». Y respondió a cada acusación de la oposición, a veces en medio de discusiones cruzadas, como es su estilo.

Dentro del debate los discursos más duros vinieron del radicalismo, que votó en contra del proyecto, y en especial de la catamarqueña del Frente Cívico Blanca Monllau y la mendocina Laura Montero.

Monllau llegó a pedirle al vicepresidente: «Tal vez pueda proporcionar los nombres de aquellos a los que quiso beneficiar», dijo cuando habló del levantamiento de la quiebra de Ciccone y agregó: «Alguien por encima suyo decidió que cayera el procurador Esteban Righi».

Más tarde Boudou dejó su lugar a la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkes de Alperovich.

Dentro de la oposición, Luis Juez, del Frente Amplio Progresista y los salteños Sonia Escudero y Juan Carlos Romero votaron a favor tal como habían adelantado argumentando que habían presentado proyectos de expropiación similares al del Gobierno.

Juez explicó su voto basado en que el proyecto del Ejecutivo es idéntico al que él mismo presentó el 18 de abril, confiando en que la estatización ayudará en la investigación.

Su compañera de bloque Norma Morandini tomó otro camino y anunció su voto en contra junto con el del socialista Rubén Giustiniani y Jaime Linares, también del FAP.

Desde la UCR también atacó el jujeño Gerardo Morales: «La salida de este escándalo, con el vicepresidente y el jefe de la AFIP cuestionados, es expropiar la empresa», dijo.

Antes, Luis Naidenoff, presidente del bloque UCR, acusó: «No se sabe a quién se le va a pagar una indemnización que puede arrojar un número de 140 millones de pesos».

Uno de los más extensos fue el mendocino Ernesto Sanz: «No está en discusión devolverle al Estado facultades perdidas. Hay algo que nos evita la discusión que es la Constitución, que es clara en cuanto a que la confección de billetes le compete al Estado», dijo.

«El bloque de la UCR no va en contra de una expropiación sino de la ausencia de verdad. La verdad está muy lejos en los Tribunales y la verdad está muy lejos en el Congreso porque las preguntas no tienen respuesta», dijo.

Ausencia

También se acusó a Aníbal Fernández en su rol de miembro informante: «No podrán reemplazar jamás la ausencia de los funcionarios del Estado que, desde el momento en que entró el proyecto, deberían haber venido. Las justificaciones o datos que se han dado son sólo eso, son esfuerzos de un par nuestro en representación del oficialismo», dijo Sanz.

Tras la votación todo fue festejo en la bancada kirchnerista. Hubo abrazos y felicitaciones a Boudou. Como el de Beatriz Rojkes de Alperovich: «Nadie puede negar que se trata de un paso importante en el proceso de recuperación de Soberanía nacional, en este caso la monetaria, algo clave para nuestro país como otras decisiones que se vienen tomando en defensa de los intereses de la Nación», dijo la presidenta provisional del Senado.

Dejá tu comentario