Sorprende juicio al Opus Dei en Francia

Edición Impresa

París - El Opus Dei, una poderosa organización católica conservadora nacida en España en 1928, se sentará en septiembre en el banquillo de los acusados en Francia, en un juicio inédito en el mundo, a raíz de una demanda de una antigua miembro de la Obra.

Tras nueve años de investigaciones, dos miembros del Opus Dei y de una comunidad considerada cercana a la Obra, la Asociación Cultural Universitaria y Técnica (ACUT), comparecerán ante el Tribunal Correccional de París el 22 y 23 de septiembre por «retribución contraria a la dignidad» y «trabajo encubierto».

La demanda fue realizada por una joven, Catherine T., que en 1985 ingresó al Opus Dei sin saberlo cuando se matriculó en una escuela del norte de Francia para estudiar hotelería.

A la adolescente se le asignó una «preceptora», que en realidad era una «directora de conciencia», y en 1987 la obligaron a hacer los votos: obediencia, pobreza y castidad, según su propio relato. Catherine T. se convirtió entonces en «numeraria auxiliar», es decir, en una encargada de tareas domésticas.

Durante 13 años la joven acumuló contratos de trabajo en el seno de organismos o asociaciones que según su abogado, Rodolphe Bosselyt, «dependían exclusivamente del Opus Dei». Sin embargo, la ACUT se descarga de lo acontecido y sólo reconoce un «vínculo espiritual» con la Obra.

Catherine afirma que tuvo que limpiar, ordenar y servir todos los días desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche, sin vacaciones ni un salario digno, incluidos los fines de semana, y asegura que fuera del trabajo siempre estaba acompañada por un miembro de la organización. Incluso cuando sus médicos eran miembros del Opus, uno de los cuales le prescribió calmantes.

Su trance concluyó cuando a fines de enero de 2001 sus padres lograron recuperarla durante el fin de semana familiar que le concedía el Opus Dei. Entonces, Catherine tenía 29 años y pesaba 39 kilos.

A fines de ese año, la muchacha presentó una demanda ante la Justicia francesa. Su abogado denunció una «manipulación mental», «condiciones de trabajo embrutecedoras» y «una situación de dependencia económica».

El abogado de la ACUT Thierry Laugier rechazó tales acusaciones y afirmó que «no hay nada de eso en el expediente» y que Catherine «era remunerada conforme a su trabajo».

A su turno, el Opus Dei precisó que no está «implicado en los cargos retenidos» y que «no tiene nada que reprocharse». Además recordó que la jueza de instrucción que examinó el expediente no retuvo el «abuso de debilidad» y que «los elementos destinados a demostrar las supuestas derivaciones sectarias no tienen fundamento». «No hay nada de nada en este caso», insistió.

El Opus Dei fue fundado en 1928 en Madrid por José María Escrivá de Balaguer, declarado santo en 2002 por el difunto papa Juan Pablo II.

La Obra, nacida en España, donde contó con varios ministros durante el mandato del expresidente del Gobierno español José María Aznar (1996-2004), tiene unos 80.000 miembros en todo el mundo, principalmente en América Latina, donde cuenta con connotados obispos y cardenales, como el de Lima, Juan Luis Cipriani. En Francia cuenta con 1.600 fieles y unos treinta sacerdotes. En Italia, Gran Bretaña, Alemania y España tiene parroquias a su cargo.

Agencia AFP

Dejá tu comentario