25 de abril 2019 - 00:01

Sri Lanka: atacantes eran "instruidos" y de familias de clase alta

Lo aseguró el ministro de Defensa, quien calificó a ese escenario como "muy preocupante". Entre los suicidas había dos hermanos hijos de un millonario.

Suicida. Ayer se difundió otra imagen de uno de los atacantes: en este caso, un hombre ingresa con una mochila a uno de los hoteles.
Suicida. Ayer se difundió otra imagen de uno de los atacantes: en este caso, un hombre ingresa con una mochila a uno de los hoteles.
REUTERS

Colombo - La mayoría de los atacantes suicidas que atentaron en iglesias y hoteles, matando a 359 personas en Sri Lanka, provenían de “familias de clase alta y media”. Incluso dos eran hijos de un millonario y otro estudió derecho en el Reino Unido y en Australia. Así lo hizo saber ayer el ministro de Defensa del país del subcontinente indio, Ruwan Wijewardene, quien calificó a ese escenario como “muy preocupante”.

El domingo pasado el múltiple ataque terrorista se desató en tres iglesias católicas y tres hoteles de Colombo, capital de Sri Lanka, causando 359 muertos y más de 500 heridos. La policía identificó ya a ocho de los nueve terroristas autores de la masacre en el domingo de Pascua pertenecientes al National Thowheed Jamath.

Los ataques fueron reivindicados el martes por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y el gobierno aseguró que fueron cometidos en “represalia” del crimen de 50 musulmanes en dos mezquitas en Nueva Zelanda en marzo pasado.

El ministro declaró que “gran parte de este grupo de atacantes suicidas era instruido y provenía de la clase media o alta, así que eran bastante independientes financieramente, y sus familias bastante estables financieramente. Esto es un factor muy preocupante”. “Algunos de ellos habían estudiado en varios países, tenían un LLM (master en leyes), eran personas muy bien instruidas”, precisó.

En particular, agregó, uno de ellos, Abdul Lathief Jameel Mohamed, estudió leyes entre 2006 y 2007 en el Reino Unido y luego realizó cursos de postgrado en Australia antes de regresar a Sri Lanka, donde se estableció.

Las autoridades detallaron que entre los atacantes están los hermanos Ilham Ahmed Ibrahim e Imsath Ahmed Ibrahim, de 31 y 33 años, hijos de un empresario millonario importador de especias, Mohamed Yusuf Ibrahim.

Los dos se hicieron explotar en los hoteles Shangri-La y Cinnamon. Fátima, la mujer embarazada de Ilham, activó el detonador de una bomba cuando la policía llegó a su casa, matando también a sus dos hijos pequeños.

Advertencia

En medio de las críticas por la falta de previsibilidad en la seguridad, el FBI envió a un equipo al país para asistir a las autoridades locales en las investigaciones, reportó el diario Daily News de Sri Lanka. El jefe de esa misión dijo que hay “planes terroristas en curso”.

Mientras se desconoce si el presidente Maithripala Sirisena llevará a cabo los cambios en Defensa y en la cúpula policial anunciada el martes “dentro de las 24 horas”.

La crítica del jefe de Estado a su ministro de Defensa y al jefe policial es la ausencia de medidas pese a las informaciones recibidas de servicios de inteligencia extranjeros, en particular el de India.

La inteligencia singalesa fue advertida por sus colegas indios también pocas horas antes de los ataques de Pascua, según reportó el sitio indio NDTV, ratificando que hacía 10 días que New Delhi había enviado un detallado informe de tres páginas.

En el documento, además del alerta de la masacre inminente, se proveía el nombre del grupo islamista involucrado, de sus dirigentes y de otros miembros, así como sus teléfonos y direcciones.

El texto fechado el 11 de abril mencionaba cuáles eran los objetivos de los atacantes suicidas.

“Hay claramente un fallo de comunicación de los servicios de inteligencia. El Gobierno debe asumir su responsabilidad pues si la información hubiera sido transmitida a las buenas personas, ello habría permitido evitar o minimizar” estos atentados, dijo el viceministro de Defensa, Ruwan Wijewardene.

Ayer la policía hizo estallar una motocicleta repleta de explosivos que había sido estacionada cerca del cine Savoy de Colombo, informó el diario británico The Sun. Hasta ahora hay 60 detenidos por los sangrientos ataques.

Agencia Ansa

Dejá tu comentario