26 de enero 2011 - 00:00

Superávit creció un 45% en un año (gasto aumentó un 34%)

El ministro Boudou adelantó ayer el resultado fiscal de 2010.
El ministro Boudou adelantó ayer el resultado fiscal de 2010.
El superávit primario fue de $ 25.082 millones en 2010, un 45% mayor que el de 2009, según informó ayer Amado Boudou. Sin embargo, al analizar los números, surge que el resultado se debió, además de al alza en la recaudación, a los fuertes aportes surgidos por las utilidades del Banco Central y de la ANSES. Cuando se considera el resultado financiero, que tiene en cuenta los intereses y las amortizaciones de la deuda, el superávit llega a sólo $ 3.035 millones.

En diciembre del año pasado, el país registró un déficit primario de $ 2.202,7 millones frente a un superávit de $ 5.077,3 millones del último mes de 2009. Así lo anunció en conferencia de prensa el ministro de Economía, después de informar cómo terminaron las cuentas públicas el año pasado para el Gobierno de Cristina de Kirchner.

Si bien el superávit de 2010 fue un 45% mayor que el alcanzado en 2009, que había sido de $ 17.272 millones, se ubicó muy por debajo del

récord obtenido en 2008, de

$ 32.528,7 millones. La marca alcanzada durante el año pasado fue inferior también a las proyecciones establecidas por el Gobierno en el Presupuesto 2010, donde se preveía alcanzar un superávit fiscal primario de $ 27.000 millones, equivalente al 2,7% del PBI.

El gasto público creció en 2010 un 34% a $ 325.317,9 millones, mientras que los ingresos lo hicieron un 34,7% a $ 350.295,9 millones. El año pasado estuvo marcado también por las multimillonarias colaboraciones del Banco Central y la ANSES al Tesoro, que se alzó con varios miles de millones de pesos para pagar deuda y financiar la gestión de Gobierno. En ese sentido, las utilidades de la entidad monetaria ascendieron a $ 21.247,4 millones, mientras que las ganancias de la ANSES llegaron a $ 8.606,2 millones. De esta manera, totalizaron recursos extraordinarios por $ 29.853,6 millones. Sin esta «ayuda», los ingresos habrían crecido sólo un 23%, es decir, 12 puntos porcentuales menos.

En un extenso comunicado de prensa, el Ministerio de Economía resaltó los aspectos positivos de 2010 en materia fiscal. En ese sentido, destacó que «el Gobierno privilegió expandir y redireccionar el gasto público antes de ajustar indiscriminadamente, asumiendo una iniciativa de marcado impulso fiscal. En el mercado de trabajo se prefirieron las políticas de sostenimiento directo del nivel de empleo y la preservación de los ingresos de las clases populares, y se dejaron de lado las fallidas recetas de desregulación y flexibilización laboral».

Además, indicó que en relación con el gasto primario, «sobresalen los aumentos de las prestaciones de la Seguridad Social, por la movilidad de haberes dos veces al año, y por las moratorias previsionales. También resalta las transferencias al sector privado, puntualmente por «el impacto de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social y de las demás asignaciones familiares, y el aumento de las coberturas asistenciales administradas por el PAMI», y por último, los subsidios al transporte y energía eléctrica.

Dejá tu comentario