3 de octubre 2014 - 00:00

Tiroteos y muertes atemorizan a Río

El gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, afirmó que los cuerpos de seguridad estaban preparados para combatir los incidentes, que recuerdan a los ocurridos en las elecciones de 2010.
El gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, afirmó que los cuerpos de seguridad estaban preparados para combatir los incidentes, que recuerdan a los ocurridos en las elecciones de 2010.
 Río de Janeiro - Más de 22.000 policías estarán desplegados en Río de Janeiro durante este fin de semana electoral, tras varios días de tiroteos y ataques que dejaron un saldo de cinco personas muertas, informaron ayer las autoridades.

"Vamos a duplicar el número de efectivos en las calles, a reforzar algunas comisarías y nuestra inteligencia también va a buscar informaciones", dijo el secretario de Seguridad, José Mariano Beltrame.

Un total de 22.253 efectivos estará en las calles de la ciudad de Río el sábado y domingo, día de las elecciones para presidente, gobernador y legisladores. En todo el estado, uno de los más violentos del país, serán usados 29.555 agentes.

La Policía civil también ampliará sus operaciones durante la jornada electoral para identificar y capturar a los implicados en los ataques. La presencia del Ejército también se reforzará desde este viernes en el gigantesco complejo de favelas de Maré, ocupado en abril tras décadas bajo control del narcotráfico.

El gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, recordó ayer que en las pasadas elecciones generales de 2010 hubo ataques similares.

"Tuvimos decenas de buses incendiados por la ciudad. La Policía ya trabajaba con la hipótesis de que este tipo de ataques podrían ocurrir. Nos anticipamos a muchas acciones del narcotráfico y ya tenemos otras bajo la manga", indicó.

Desde el martes, cinco personas murieron en la ciudad sede de los Juegos Olímpicos de 2016, entre ellas dos presuntos narcotraficantes.

También en el sur de Brasil, en el estado de Santa Catarina, desde el viernes pasado se registraron al menos 52 ataques, la mayoría de ellos fueron incendios de colectivos del transporte público y tiroteos contra la sede del Gobierno estadual, vehículos policiales y residencias de varios uniformados.

Agencias AFP, DPA y EFE

Dejá tu comentario