Torre tomada

Edición Impresa

Uno de los monumentos más conocidos de Italia, la Torre de Pisa, fue ocupado ayer por un grupo de manifestantes que protestaban contra una controvertida reforma del sistema educativo, que prevé recortes de 700 millones de euros sólo en educación secundaria. Desde la cima desplegaron una bandera que decía: «No a la reforma Gelmini», en referencia al apellido de la ministra de Educación de ese país que apoya el ajuste.

Dejá tu comentario