Toyota invertirá en Uber u$s500 M para el auto sin conductor

Edición Impresa

Ambas compañías buscan recuperar terreno en el desarrollo de vehículos autónomos. Se estima que en 2030 representarán un 15% de las ventas.

San Francisco. Toyota Motor Corp. invertirá u$s500 millones para trabajar conjuntamente con Uber en el desarrollo de automóviles autónomos, en un intento de ambas compañías por alcanzar a sus rivales en el competitivo negocio de autos sin conductor.

Toyota, una de las mayores fabricantes de vehículos del mundo, y Uber, un servicio líder de viajes compartidos, están considerados en el mercado como rezagados ante la competencia en el desarrollo de autos sin conductor.

La sociedad profundiza una relación existente entre Uber Technologies Inc. y Toyota, además de reflejar la estrategia del presidente ejecutivo del servicio por internet, Dara Khosrowshahi, de desarrollar vehículos autónomos a través de acuerdos.

También le devuelve algo de vida al negocio de vehículos autónomos de Uber que se ha reducido dramáticamente desde un accidente en marzo en Tempe, Arizona, donde una SUV sin conductor mató a un transeúnte.

La inversión valora a Uber en 72.000 millones de dólares, lo que iguala la valuación recibida en un acuerdo con la unidad Waymo de Alphabet Inc. este año.

Uber combinará su sistema de conducción autónoma con la tecnología Guardian de Toyota, un procedimiento automatizado que ofrece algunas características de seguridad pero no permite que el vehículo conduzca de forma completamente autónoma.

La tecnología se integrará a los vehículos de Toyota, que serán desplegados en la red de viajes de Uber, agregó una fuente de la compañía citada ayer por el Wall Street Journal. Toyota no estuvo inmediatamente disponible para realizar comentarios, mientras que Uber declinó responder.

Lo que se conoce hasta el momento es que Uber sigue empeñada en sostener su proyecto de automóviles sin conductor. Para ello venía destinando de sus propios ingresos casi 2 millones de dólares diarios. Esto hizo que su último balance registrara una caída de ganancias significativa.

A pesar de no ser una empresa de capital abierto, Uber publica las cifras de su operación porque prepara el terreno para lanzarse a cotizar en bolsas a partir de 2019.

Su proyecto viene sufriendo algunas complicaciones, sobre todo desde que un vehículo autónomo de atropelló y mató a una mujer en marzo pasado en Arizona, Estados Unidos. Sin embargo, lejos de resignarse la compañía redobló la apuesta para perfeccionar su prototipo.

La consultora Oliver Wyman presentó ayer en Europa su informe "La futura estructura de la industria del automóvil - FAST 2030", en el cual sostiene que en 2030 un 25% de los vehículos nuevos estará equipado con sistemas de automatización parcial. Y el 15% de las ventas será de vehículos completamente autónomos.

Agencias AFP y Reuters.

Dejá tu comentario