12 de octubre 2009 - 00:00

Tras un atentado fallido, deja Colombia la voz de los rehenes de las FARC

El conocido periodista colombiano Herbin Hoyos, ex rehén de las FARC y el hombre que conducía un ciclo radial ya legendario que acercó, durante años, a los cautivos las voces de sus familiares, abandona Colombia amenazado otra vez por la guerrilla.
El conocido periodista colombiano Herbin Hoyos, ex rehén de las FARC y el hombre que conducía un ciclo radial ya legendario que acercó, durante años, a los cautivos las voces de sus familiares, abandona Colombia amenazado otra vez por la guerrilla.
Bogotá - Durante años de cautiverio en medio de la selva, ha sido la voz más esperada por los secuestrados en manos de la guerrilla colombiana de las FARC. Herbin Hoyos, conductor del programa radial «Las voces del secuestro», dedicado a conectar a las familias con los rehenes, hizo público ayer que dejará Colombia, debido a amenazas del grupo terrorista y de un intento de atentado ocurrido el jueves pasado.

«El lunes -por hoy- viajo para Europa debido al tema de las amenazas»,
aseguró el periodista. La decisión fue tomada luego de que las autoridades lo alertaran de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) planeaban un atentado en su contra, y de que el presidente, Álvaro Uribe, ratificara la existencia de amenazas el sábado.

Hoyos tuvo que huir el jueves de un sitio en el norte de Bogotá, donde participaba de un acto simbólico contra el secuestro. «Estando en el parque de Usaquén recibí una llamada del jefe de seguridad de Caracol en la que me alerta de una situación de riesgo», dijo Hoyos. En otro hecho sugestivo, que el periodista interpretó como un intento de atentado, mientras abandonaba el lugar en su motocicleta, sus escoltas, que se desplazaban en camioneta, fueron embestidos por un camión.

«La mitad de mi familia está afuera por esas amenazas y ahora me toca sacar a la otra mitad», subrayó Hoyos. Según afirmó la agencia de noticias AFP, él mismo decidió ayer dejar el país, aunque no aclaró si será en forma definitiva.

Galardones

El periodista colombiano dirige en las madrugadas de los domingos el programa «Las voces del secuestro» por Radio Caracol, que fue galardonado en más de diez ocasiones.

Esa transmisión se transformó en un momento ansiado por los secuestrados, según confesaron varios de los que fueron liberados en los últimos dos años, entre ellos, la política Ingrid Betancourt. Hoyos leía cartas de madres, padres, hijos, hermanos y amigos de los secuestrados, y en ocasiones ellos mismos salían al aire. Los receptores del mensaje estaban secuestrados en condiciones infrahumanas, en ocasiones atados de pies y manos casi todo el día.

Tras 18 años «trabajando por la liberación de los secuestrados, el pago que le quiere dar el terrorismo es asesinarlo», dijo Uribe en un acto público.

«La Fuerza Pública de Colombia le está dando toda la protección; todos los colombianos lo tenemos que rodear porque él es un noble luchador por la libertad de los seres humanos», enfatizó el mandatario colombiano.

Hoyos, de 39 años, ya había sido víctima de secuestro en 1994, y fue liberado el mismo año. A partir de esa experiencia, en la que sus secuestradores le pidieron que armara un programa de radio para ellos, el periodista ideó el espacio para las víctimas del secuestro.

Uribe emprendió con el inicio de su Gobierno en 2003 una dura ofensiva contra la guerrilla. Con sucesivos golpes militares y policiales, y negociaciones en las que intervinieron gobiernos extranjeros, como el de Hugo Chávez, varios de ellos fueron liberados, hasta llegar al punto de que sólo quedan en poder de las FARC rehenes policías o militares.

La guerrilla anunció recientemente que entregará de manera unilateral a la senadora opositora Piedad Córdoba, a un cabo, un soldado y los restos mortales de un capitán de la Policía muerto en cautiverio en 2006.

Las FARC tienen en su poder a 23 policías y militares que quieren canjear por medio millar de sus hombres presos en cárceles de Colombia y de Estados Unidos.

Agencias AFP y EFE

Dejá tu comentario