Trump dio un golpe fatal a la neutralidad en internet y beneficia a los proveedores

Edición Impresa

De acuerdo con los detractores, la normativa suprime la igualdad de los usuarios y contenidos, al tiempo que permitirá cobrar tarifas para lograr difusión.

Washington - La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de EE.UU. aprobó ayer la supresión de la "neutralidad en la red", la norma impulsada en 2014 por el entonces presidente Barack Obama, que protegía internet como un servicio público. Aunque la decisión se limite por el momento a su país, se espera un impacto global debido al carácter internacional de los servicios online.

La neutralidad de la red es controvertida y se esperan quejas a la decisión: mientras sus defensores la consideran necesaria para proteger a los consumidores, los proveedores creen que se trata de exceso de regulación. En el fondo de la cuestión está el debate sobre si los gobiernos deben o no poder regular internet.

La comisión FCC aprobó por tres votos a favor y dos en contra al derogación de la normativa que había sido aprobada en 2015 durante la anterior Administración.

Las dos voces disidentes, ambos políticos demócratas nombrados por Obama, argumentan que la neutralidad de la red garantiza el acceso igualitario a la red y protege a los consumidores al evitar que proveedores online ralenticen el tráfico de datos o bloqueen webs a favor de compañías que acceden a pagar más.

En ese sentido, Jessica Rosenworcel se quejó de que la decisión acabará con valores que convirtieron la economía online estadounidense en "la envidia del mundo". Tanto ella como Mignon Clyburn alegaron que la decisión perjudicará a los consumidores.

En la vereda de enfrente, los integrantes que apoyaron la derogación señalaron sin embargo que la decisión supone la eliminación de la "torpe mano del Gobierno" a la hora de regular internet y aseguraron que el comportamiento los proveedores estará supervisado por la Comisión de Comercio Justo, que ha introducido herramientas para mantener la apertura de la red.

Al mismo tiempo, alegan que la normativa impedía la innovación y obstaculizaba la llegada de servicios de banda ancha a zonas rurales de Estados Unidos. La decisión devuelve internet a una regulación "ligera" que ayudará a la red a florecer, aseguran.

Suministro

Ajit Pai, el presidente de la FCC nombrado por el presidente Donald Trump, señaló que la principal queja de los consumi-

dores ahora no es el bloqueo

de contenidos, sino la falta de

acceso a servicios de banda ancha. Pai cree que la abolición de este principio traerá mayores

inversiones para la infraes-

tructura de telecomunicaciones.

La votación tuvo que ser suspendida por "motivos de seguridad" cuando Pai justificaba la decisión, aunque luego se reanudó, y transcurrió con protestas contra la aprobación de la norma en el exterior de la sede de la FCC en Washington, en la que se vieron carteles que rezaban "No convirtáis internet en una autopista privada".

Las empresas de internet alertan en cambio de un efecto negativo sobre la libre competencia en el caso de que los proveedores introduzcan tarifas prioritarias.

El pasado martes, 21 pioneros de internet enviaron una carta abierta dirigida al Congreso estadounidense para pedir que se mantuviera la neutralidad de la red. "No saben cómo funciona internet", denunciaban en ella el cofundador de Apple Steve Wozniak o el creador de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, entre otros, quejándose de la comprensión errónea de la red por parte de la FCC.

La propuesta acelerada y técnicamente incorrecta para eliminar la neutralidad en la red es una amenaza para internet, afirmaban en la misiva.

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, denunció un proceso que permitía que la población diera su opinión sobre el tema con comentarios a favor o en contra de la neutralidad de la red, alegando que era muy fácil de manipular con comentarios falsos. En dos millones de los casos se utilizaron identidades robadas, denunció.

Por ello tanto él como otros fiscales generales del país habían pedido que se retrasara la votación de la FCC. Ayer anunció que presentará una demanda contra ese proceso.

Muchos países basan sus legislaciones sobre internet en el modelo estadounidense. Por ejemplo, la Unión Europea (UE) aprobó directivas, pero cada estado miembro tiene su propia regulación. La situación norteamericana es única porque son los operadores privados los que crean e invierten en sus propias redes, mientras que en otros lugares las infraestructuras pertenecientes a un actual o antiguo monopolio se comparten.

"Esto impulsará a los operadores a explorar nuevas vías para ser competitivos en un sector donde los costos fijos son altos", sostiene Doug Brake, de la Information Technology and Innovation Foundation, un grupo de expertos con sede en Washington.

Agencias DPA, EFE y AFP

Dejá tu comentario