Un año marcado por la calidad y la diversidad

Edición Impresa

Resultó positiva la cantidad y diversidad de muestras presentadas en distintos museos y galerías durante 2011. En «El triunfo de la pintura», Helmult Ditsch, expuso sus obras monumentales en Mar del Plata. Un artista moderno conocido por sus gigantescos lienzos inspirados en paisajes naturales, inauguró la Plaza del Agua en Mar del Plata. La exposición reunió un total de 9 obras que formaron parte de una gira federal cuando visitó Santa Fe, Paraná y Rosario, con el objeto de recorrer junto a su obra toda la Argentina.

Nacido en Buenos Aires en 1962, Ditsch vivió en sus primeros años en la infinita llanura de la pampa y a los ocho conoció los Andes. Estas experiencias fuertes y extremas con la naturaleza marcan una constante en su vida y su pintura. Ditsch realizó numeras expediciones como andinista, ya que es un fanático de los deportes. Aseguró que su muestra tenía que ver con la historia del arte de vanguardia, y que «el artista es siempre un transgresor que no se deja influir por modas; crea modas, genera movimientos que tienen que ver con la voz popular».

En febrero, Jorge Garnica atrajo una vez más con su serie de dibujos «Humus» (1995-2010), que expuso en el Museo Yrurtia. Nacido en Buenos Aires en 1956; pintor, dibujante, constructor de juguetes escultóricos, mailartista, Garnica ha dicho que estas parodias de las «láminas dialécticas» se basaron en evocaciones personales, en los recuerdos de «esa patria que es la infancia», porque «en mi relación con la tierra y la marginación suburbana creo haber encontrado la clave del objeto de mi producción artística». Sus «Estudios apócrifos» fueron obra de arte en sí mismos, y su contribución al debate sobre la identidad regional latinoamericana se constituyó a través de los significados que deriva de sus anotaciones científicas (manuscritas y dibujadas).

Como es costumbre, y con festejo de sus 75 años de su fundación se presentaron en el Museo Artes de Neuquén los premios Banco Central 2011. De esta manera, el Bancol reafirmó su relación con la comunidad promoviendo el arte contemporáneo argentino. El objeto fundamental del premio fue preservar y fomentar la pintura nacional, convocando a artistas argentinos y extranjeros residentes. Las obras finalistas se expusieron en el Museo Nacional de Bellas Artes en octubre, e integraron una muestra itinerante que hace escala en esta oportunidad en el gran museo que posee Neuquén como filial del Museo Nacional de Bellas Artes. Las obras ganadoras forman parte del acervo cultural del Banco Central. Participaron 672 artistas con más de 2000 obras presentadas sobre las cuales el jurado de selección (Rosa Aiello, Ernesto Ballesteros, Oscar Smoljan, Juan Astica y Eduardo Stupia), debieron elegir las obras finalistas.

Otra de las muestras que tuvimos el privilegio de mencionar durante este año fue la que se realizó en el Centro Cultural Borges de Julio Le Parc. Constaba de dos partes, la primera «Móvil Transparente», que se instaló bajo la cúpula del primer piso. Se trataba de una obra de grandes dimensiones -una forma cúbica de 6 metros de diagonal aproximadamente- realizada en acrílico transparente, que sorprendió al espectador con su juego de movimientos y reflejos. Y la segunda «Traslación», creada para el área central de la Plaza de las Artes, una caja cinética que integra imágenes fragmentadas y reflejadas en movimiento.

También se realizó la tradicional noche de Gallery Nights, donde expusieron dos artistas muy importantes como Gustavo López Armentía y Eduardo Médici. Ambos, coetáneos, venían de mostrar en La Rural sus trabajos recientes en Arte Ba. Armentía se presentó en Insight Arte en Rue des Artisans. Desde sus inicios ha tenido interés por la expresión y la desarrolló en una operatoria en la cual los personajes, los objetos, los espacios y las dimensiones se dispersan según leyes subjetivas. Medici presentó en Rubbers la serie «Nada está quieto», dejando de lado lo religioso y la expresión de figuras en sufrimiento para relatar un discurso más abstracto.

Hace pocos meses, tuvimos la Semana de la Arquitectura, con la XIII edición de la Bienal, que contó con arquitectos reconocidos mundialmente. La magia y el entusiasmo del clima de las bienales anteriores se repitió, por las grandes figuras de arquitectos argentinos. En esta Bienal hubo una magnífica exhibición de seis muestras nacionales, y una veintena de internacionales de arquitectura, urbanismo, diseño y arte. Muestras individuales, estudios internacionales y nacionales entre ellos Mario Corea, Laureano Forero, Steven Ehrlich, Jan Kleihues, Handel Guayasamin, Vázquez Consuegra, José María Lozano, Iñaki Avalos, Joan Sabaté, West 8, Geoff Shearcroft, Pedrosa Rodríguez y Paul Preissner, entre otros. La celebridad argentina, César Pelli, radicado desde 1954 en Estados Unidos, explicó con su fervor tan característico sus más recientes obras.

Dejá tu comentario