¿Un Cézanne de 250 millones de dólares?

Edición Impresa

Según informaciones no confirmadas oficialmente hasta anoche por ninguna de las partes, una obra de la serie «Los jugadores de naipes», de Paul Cézanne, habría sido adquirida en una transacción privada en 250 millones de dólares por la familia real de Qatar, lo que convertiría a esta obra en la más cara jamás vendida.

Siempre según trascendidos de los que se hicieron eco numerosos sitios de Internet -a partir de un artículo de la revista «Vanity Fair»- y que los expertos toman con pinzas por el momento, los detalles del remate privado fueron acordados el año pasado, pero recién se dieron a conocer en las últimas horas de ayer. A estar de estas informaciones, el multimillonario griego George Embirikos, dueño de la obra -una de las pocas en manos privadas- decidió subastarlo poco antes de su muerte en 2011 y el objetivo de la familia real qatarí sería exponer esta obra en el Museo Árabe de Arte Moderno y el Museo Nacional de Qatar que abrirá sus puertas en 2014 y donde las colecciones de arte se renuevan constantemente.

El supuesto precio pagado es el doble de lo registrado hasta el momento en una subasta. En 2006 se vendió también de manera privada la pintura «Number 5, 1948» de Jackson Pollock por 140 millones de dólares, le sigue en este ranking «Woman III» (1952-53) de Willem de Kooning, por 137.5 millones de dólares y «Adele Bloch-bauer», (1907) de Gustav Klimt, por el que el magnate de los cosméticos Ronald Lauder pagó 135 millones de dólares.

Realizada en 1893, «Los jugadores de naipes» es una pintura que pertenece a una serie de cinco trabajos, cuatro de los cuales se encuentran en los museos Orsay de París, Metropolitan de Nueva York, la Fundación Barnes en Filadelfia y en la Courtauld Gallery de Londres.

La obra -cuyo título en francés original es «Les Joueurs de cartes»- pertenece a la década de 1890, época de madurez en la que Cézanne (1839-1906) produce sus principales lienzos.

Dejá tu comentario