Un cómico que odia a los políticos tiene la llave

Edición Impresa

Roma - El cómico Beppe Grillo cosechó un resultado extraordinario en las elecciones legislativas celebradas en Italia en las que se presentó con la bandera de la honradez y la antipolítica, lo que le valió un gran número de seguidores que se han movilizado en la calle y en las redes sociales.

"La honradez estará de moda", dijo Grillo en su primer tuit tras conocerse los resultados de estos comicios, que, en definitiva, apuntan a una situación de ingobernabilidad para Italia.

El Movimiento 5 Estrellas que encabeza Grillo aparece como una tercera vía, como un movimiento no apolítico, sino "antipolítico", en el sentido de proponer un mensaje que lo sitúa al margen, en contra y frente a la que se podría llamar "vieja política", todo ello aderezado con notables cantidades de populismo, algo de euroescepticismo y una fiera inquina contra el euro.

El éxito del Movimiento 5 Estrellas, al que según los datos del escrutinio se le otorga alrededor del 25 por ciento de los votos, tanto en la Cámara de los Diputados como en el Senado, se reflejó en miles de mensajes de alegría en las redes sociales como Twitter y Facebook.

"Tomamos Roma", "Empezamos a celebrar en la red la vitoria", "Estaremos en el fiel de la balanza" o "El resultado de Grillo estaba anunciado, quien se sorprenda de ello es que no ha puesto el pie en la calle ni ha frecuentado internet en el último año", fueron algunas de las frases colgadas en las redes sociales.

Un fenómeno "tsunami" el de Grillo que ya se perfiló peligroso para sus contrincantes el pasado viernes, cuando concentró a 70.000 personas en una tarde desapacible en la plaza de San Juan de Letrán de Roma, mientras que otros candidatos celebraban sus actos en teatros y hoteles.

Energía

Grillo es el único político que recorrió Italia en una caravana electoral para explicar sus propuestas como la de devolver "los cien millones de euros que nos tendrían que dar de reembolso electoral si entramos en el Parlamento".

Giusseppe Piero Grillo, genovés, de 63 años y blanca cabellera, se lanzó con tremenda energía en los actos, en los que denunció la corrupciíon, el supuesto expolio del país por parte de los políticos, mientras repetía que en la junta regional de Sicilia sus 15 diputados se redujeron un 70 por ciento su propio salario.

Con su verbo ágil e irónico, explicó que sus diputados abrieron una cuenta dentro del balance de las regiones y con ese dinero hicieron microcréditos para las pymes sicilianas.

Y busca la "rendición" de los políticos, a quienes considera el "enemigo".

El líder de la llamada "antipolítica" se ha caracterizado por no conceder entrevistas en esta campaña electoral y ni siquiera, en su último mitin en Roma, permitió que se acercara a él la prensa italiana, a excepción de la televisión Skytg24.

Grillo, que alternó su trabajo como cómico en televisión con incursiones en el mundo de la publicidad, aboga por que los ciudadanos tengan la última palabra y que 50.000 personas puedan determinar que una ley deba ser discutida en el Parlamento.

A nivel nacional, el 40% de las candidatas de la lista de Grillo son mujeres, una excepción con respecto a los demás partidos que se ha encargado de resaltar.

Su eslogan "libre asociación de ciudadanos" resume los objetivos de una formación que tiene en el euro su principal bestia negra y pone en tela de juicio la participación de Italia en la guerra de Libia, Afganistán y Mali.

En consecuencia, con la filosofía de participación popular que sostiene su movimiento, Grillo eligió a sus candidatos a través de internet entre personas pertenecientes a todos los sectores laborales, amas de casa, estudiantes, parados, pero ningún político de profesión.

Más allá de su presencia en las plazas de toda Italia, su campaña se desarrolló activamente a través de las redes sociales: su blog es uno de los más populares de Italia y tiene 907.800 seguidores en Twitter.

Agencia EFE

Dejá tu comentario