Un final trágico para simulacro

Edición Impresa

Santa Cruz de Tenerife, España - Cinco tripulantes del crucero Thomson Majesty murieron ayer al caer al agua dentro de un bote salvavidas en el que realizaban prácticas de seguridad, desde una altura de 20 metros, cuando el barco estaba atracado en el puerto de Santa Cruz de La Palma, en las españolas islas Canarias.

El accidente, en el que resultaron heridos otros tres tripulantes que están fuera de peligro, se produjo al partirse uno de los cables que sujetaban el bote al ancla.

El bote quedó colgado en posición vertical hasta que el otro cabo se partió también al no poder soportar el peso, lo que provocó que la embarcación cayera al agua boca abajo con los marineros dentro. Los tripulantes fallecidos son tres indonesios, un filipino y un ghanés, mientras que los heridos, dos de carácter menos grave y uno leve, son dos griegos y un filipino.

El Thomson Majesty, de bandera maltesa y operado por la compañía británica Thomson Cruises, viajaba con 594 tripulantes y 1.498 pasajeros.


Agencia EFE

Dejá tu comentario