8 de noviembre 2023 - 00:00

Un futuro sin géneros, según grupo canadiense

La compañía Talk is Free presenta el curioso espectáculo “Tanto para el descanso como para la reproducción” en un PH alquilado para la ocasión.

sin géneros. El curioso espectáculo que presenta el grupo Talk Is Free.
sin géneros. El curioso espectáculo que presenta el grupo Talk Is Free.

El site specific, es decir el teatro que no se presenta en una sala teatral, nos quita la sensación de que somos actores e invita a la audiencia a ser testigos cercanos en vez de observadores objetivos”, dice Maja Ardal, de la Compañía canadiense Talk is Free que presenta su nueva obra por tan sólo cuatro días, desde ayer hasta el viernes a las 20 en un PH que alquilaron y acondicionaron especialmente para este espectáculo, en Guardia Vieja 4129.

La obra dirigida por Ardal, “Tanto para el descanso como para la reproducción”, escrita por Adam Meisner, cuenta con la tecnología ARIA de subtitulado y transcurre en el año 2150, cuando los humanos se convirtieron en género neutro y usan el pronombre “ish” para identificarse. Dos historiadores: ISH56 y su colega ISH62 quieren transformar una casa antigua en un museo de los 90 en donde representan personas “cis” (identidad de género y sexo asignado al nacer son coincidentes) del pasado. Mientras el proyecto avanza los miembros del grupo se enamoran demasiado del género de sus personajes y eventualmente comienzan a recrear los comportamientos peligrosos de sus antepasados. Las funciones son gratuitas. Dialogamos con Ardal y Arkady Spivak, productor de la obra.

Periodista: ¿Por qué imaginaron que en 2150 la humanidad tiende a ser neutra y se enamora de lo “cis” del pasado?

Maja Ardal: Las personas neutras del futuro creen que los problemas de género llevados al extremo fueron la causa de conflictos alrededor del mundo y una solución pacífica fue remover esos extremos, para darle a la humanidad un estado más ecualizado. La vida familiar dominada por los hombres se cree que es una de las causas de violencia y pasiones como los celos, la codicia, la sexualidad y alentaron las tentaciones de controlarse unos a otros, provocando fricciones y guerras. Así surgieron las personas sin género, sin nombres, sólo números. Estos personajes no persiguen contacto físico, valoran el espacio personal, y tienen muchos sueños. El mundo del futuro de las personas neutras se expone con algunos problemas. Mientras los personajes tratan de entender a las personas de hace 200 años, algunos de ellos se tientan por practicar aquellos comportamientos de los millennials. Algunos se sienten atraídos por el glamour de aquellos años, que sería nuestro presente, por el comportamiento frenético y muy “ocupado” de los millennials, y por la sexualidad abierta de hombres y mujeres, lo que causa un nuevo conflicto en sus vidas.

P.: ¿Qué otras cosas imaginaron que serán diferentes en ese futuro?

M.A.: El planeta parece haber sobrevivido. Nos gusta pensar que rescatamos a la Madre Tierra de una próxima muerte. La tecnología es altamente sofisticada, pero usada solo para aprender, comunicarse a la distancia, y soñar. Bebés llegan al mundo pero no le pertenecen a sus padres. Las enfermedades fueron casi erradicadas, y la religión fue reemplazada por una sociedad unificada por “fundamentos de vida”. La muerte sucede sin dolor ni tristeza, debido a que los humanos no son familia ni tienen amigos. Algunas de estas ideas sobre el futuro son mejoras del presente, pero las personas neutras perdieron algunas cosas a lo largo del camino.

P.: Trabajan en nuevas dramaturgias, revisiones drásticas, reinvención de clásicos ¿cuáles pueden mencionar y como los resignifican?

Arkady Spivak: Nos gusta proveer a los artistas un ambiente en el cual puedan tomar riesgos, y una de las maneras es tomar trabajos existentes desde nuevas perspectivas. Algunos ejemplos son la adaptación de “Romeo y Julieta” de Shakespeare interpretado por adultos mayores, la versión con cinco personajes de “Candide” de Leonard Bernstein que también incorporó títeres, y el próximo mes estamos estrenando “Jesucristo Superstar” de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice, en la cual contamos la historia con una mirada desde el movimiento Black Power de Estados Unidos. Y este año llevamos a Buenos Aires nuestra multipremiada versión inmersiva de “Sweeney Todd: el barbero demoníaco de la Calle Fleet” escrito por Stephen Sondheim y Hugh Wheeler.

P.: ¿Por qué venir hasta la otra punta del mundo a hacer cuatro funciones?

A.S.: Eso tiene un efecto muy profundo. No queremos solamente compartir historias canadienses con personas de otros países, también conectamos con nuevas audiencias quienes probablemente no tienen acceso al tipo de teatro que hacemos. Las giras internacionales son una oportunidad.

Dejá tu comentario

Te puede interesar