7 de diciembre 2012 - 00:00

Un plaguicida, el causante

La sustancia que se esparció ayer por el incendio en un contenedor en el Puerto de Buenos Aires es un plaguicida «moderadamente tóxico» que se usa contra insectos y moluscos, dijo Edda Villaamil, profesora titular de Toxicología y Química Legal de la Facultad de Farmacia y Bioquímica.

Se trata del Thiodicarb, un insecticida a base de carbamato, incluido entre los productos cuyas fichas de seguridad indican que pueden explotar o hacer reacciones de autocombustión por exposición a altas temperaturas, como las ocurridas el miércoles, causas que se analizan en la investigación del siniestro.

«Es un plaguicida que se usa contra insectos y moluscos, un derivado carbámico desde el punto de vista químico, clasificado en clase 2 de toxicidad aguda» en una escala de uno a cuatro, en la que la uno es la más grave, explicó Villaamil. La sustancia «no sería demasiado tóxica: es moderadamente tóxica; las vías de ingreso son oral, inhalatoria y dérmica, por eso cuando se aplica, hay que hacerlo con protección», afirmó la profesora.

Esta sustancia está dentro de las fichas de seguridad de los productos (como el Thiodicarb) que pueden explotar o entrar en autocombustión por altas temperaturas como las que hubo en estos días. «Sobre la calidad del producto no puedo hablar, porque depende de los niveles de impurezas que estén presentes en la formulación» del insecticida que se usa en granos, hojas y distintos cultivos, indicó la bioquímica.

Dejá tu comentario