Un respiro en la altura

Edición Impresa

El tiempo dirá si el punto rescatado en la altura de La Paz sirvió o no, pero la Selección argentina se llevó lo que fue a buscar y hasta pudo llevarse los tres puntos, en un partido parejo donde la altura fue un condicionante fundamental.

Bolivia empezó mejor, manejando la pelota en la mitad de la cancha y buscando con remates de media distancia y centros a la cabeza de Marcelo Moreno Martins.

El equipo boliviano aprovechó las ventajas en la marca que daba Clemente Rodríguez y por su sector llegaban los desbordes y el peligro, y también por ese costado llegó la jugada del gol de Moreno Martins de cabeza, tras un centro de Rudy Cardozo.

La Selección trató de frenar el ritmo, con una línea de cinco y un Javier Mascherano de un despliegue emocionante y cuando conseguía la pelota, la idea era que la manejaran Lionel Messi y Ángel Di María, que eran los que cambiaban de ritmo.

Con el gol en contra, el partido estaba muy complicado, pero tuvo la fortuna de empatar en el último minuto del primer tiempo, gracias a un desborde y centro de Clemente Rodríguez que Ever Banega cabeceó a la red.

En ese primer tiempo, Sergio Romero fue fundamental con tres tapadas, pero en el segundo el protagonismo lo tuvo el otro arquero, Sergio Galarza, que con dos "voladas" hacia adelante y una tapada fundamental en un mano a mano con Lionel Messi terminó salvando el empate.

El equipo de Sabella se adaptó en el complemento más a las condiciones del partido y con un Di María incansable, manejó los contraataques con mucho peligro.

Los jugadores terminaron exhaustos y por eso en los últimos minutos los dos firmaron el empate.

Un empate que asegura el primer puesto a nuestra Selección y que lo hizo salir de la cola a Bolivia. Un empate justo y lógico en la altura.

Dejá tu comentario