“Una guerra de locos”

Edición Impresa

Muchas veces, las pasiones y los conflictos internacionales se entremezclan con lo que es una competencia deportiva, un espectáculo. Perú recibirá a Chile con un ambiente caldeado, debido a la disputa que mantienen en la Corte de La Haya por el límite marítimo que los divide.
Nolberto Solano pidió que no se mezclaran los conflictos políticos con el fútbol, de cara al duelo del sábado frente a Chile por las eliminatorias. El experimentado volante dijo que es más importante pensar en sumar tres puntos, para poder salir del «estado de coma» en el que se encuentra actualmente.
Por el lado de Chile, varios de sus jugadores reconocieron tener miedo por posibles represalias contra ellos durante el viaje. De hecho, el plantel arribará recién el sábado por la noche a Lima, para evitar cualquier tipo de incidentes. Mark González declaró: «Será un partido difícil por cómo juega Perú en casa y porque es decisivo, pero esperamos que no haya incidentes, que es lo más importante». Marcelo Bielsa, entrenador de Chile, decidió abstraerse de la situación, aunque la prensa ha utilizado su apodo para rotular todo lo que se está viviendo: «Una guerra de locos».

Dejá tu comentario