Uruguay no quiere a piqueteros en Botnia

Edición Impresa

Pese al hermetismo que signa las negociaciones entre la Argentina y Uruguay para consensuar un monitoreo conjunto del río Uruguay y de las plantas ubicadas sobre ambas márgenes, trascendió que el Gobierno de José Mujica advirtió al canciller Héctor Timerman que no aceptará el ingreso a la cuestionada pastera UPM (ex Botnia) de ningún enviado de los ambientalistas de Gualeguaychú como parte de los controles.

«Ni periodistas, ni ambientalistas, ni otra cosa que el ingreso de científicos designados por los Gobiernos y en el marco de la Comisión Administradora del Río Uruguay», remarcó una fuente gubernamental oriental, en declaraciones a la prensa local.

Los asambleístas -quienes bloquearon durante tres años y siete meses el puente internacional que conecta a Gualeguaychú con la uruguaya Fray Bentos- habían pedido el pasado martes a Timerman que la lupa ambiental regional a consensuar con Mujica incluyera la figura de un veedor aportado por ellos, con acceso al interior de la pastera.

Se trata, en rigor, de una de las condiciones puestas por Uruguay para sellar un acuerdo con la Casa Rosada. Otra -central- es que la misma rigurosidad para controlar la pastera de Fray Bentos sea aplicada al resto los pocos focos de las plantas potencialmente contaminadas instaladas sobre ambas orillas del río Uruguay, lo que pone en la mira, por caso, al polo industrial de Concordia e, incluso, a localidades sin plantas de tratamiento de efluentes cloacales.

En este marco, en las últimas horas el vicepresidente uruguayo Danilo Astori aseguró que las delegaciones que negocian el monitoreo ambiental se aproximan «a un buen resultado para ambos países». «Estamos en un camino positivo; es lógico y con fundamento esperar que nos estemos aproximando a un buen resultado», remarcó, además de insistir en que «no es momento todavía de divulgar públicamente los detalles».

Según Astori, los técnicos de ambos países están «trabajando en un régimen de trabajo permanente, sobre detalles específicos».

En paralelo, comerciantes de Gualeguay-chú y de Fray Bentos se reunirán hoy en la segunda localidad para intentar abrir «una mesa de diálogo y encontrar caminos para mejorar las relaciones» entre las dos comunidades, y para buscar la radicación de inversiones en la zona que «obligue a unirnos», según lo asegurado por el presidente de la Asociación Comercial e Industrial de Fray Bentos, Leopoldo Cairús.

Dejá tu comentario