Vitivinícolas piden auxilio de $ 500 M contra crisis

Edición Impresa

 Los gobernadores de Mendoza y de San Juan, los justicialistas Francisco "Paco" Pérez y José Luis Gioja, respectivamente, mantendrán hoy un cónclave con el jefe de Gabinete nacional, Jorge Capitanich, para buscar rápidas respuestas ante la apremiante situación del sector vitivinícola, con aumentos en los excedentes de stock -al menos, 300 millones de litros- que presionan los valores de mercado y que se traducen en bajas en el precio final, que perjudican de esa manera a toda la cadena productiva.

"Estamos en una situación delicada y complicada que merece un tratamiento y análisis profundo para lograr tres cosas: primero, que los productores puedan levantar la cosecha; segundo, que el precio de la uva tenga un precio razonable; y tercero, que el vino vuelva a tener valor", señaló el ministro de Agroindustria de Mendoza y precandidato a gobernador provincial, Marcelo Costa.

Según el funcionario, la situación actual se debe "a varias causas", y detalló que "una es la concentración de los supermercados, que lleva a que el sobrestock existente presione sobre los precios, aprovechándose de esta situación".

Desde la Federación de Cámaras Vitícolas, su titular, Hilda Wilhelm, aseguró que "la situación de los productores es muy compleja" debido a que "no hay plata para levantar la uva". En esa línea, advirtió que "si no aparecen pronto las soluciones, toda la actividad vitivinícola estará en serios problemas".

La reunión de hoy entre Pérez, Gioja, Capitanich y Costa -se sumarán más dirigentes de Mendoza y San Juan- tiene como objetivo el aval de Nación para obtener hasta 500 millones de pesos y así aliviar el cuadro del sector vitivinícola. Es que, de no conseguir ese monto, peligraría la cosecha para este año, que comenzará el mes próximo.

En tanto, ambos distritos aprovecharán para ratificar las normas para el sector que habían acordado el 23 de diciembre último, como por ejemplo, continuar con el esquema de regulación del mercado interno con la autorización para vinificar la producción hasta el 60% del total, mientras que el resto será derivado a otro destino. Además, se mantendría el objetivo de hacer menos mosto -el jugo formado por la piel, la pulpa y las semillas de las uvas- en lugar del 35% histórico, punto criticado por los empresarios y bodegueros.

La cita también tendrá, como último tema por tratar, la consulta de Pérez y Gioja a Capitanich acerca de si el Gobierno permitirá la discusión este año, en el Congreso nacional, del proyecto de utilización de mosto para endulzar bebidas analcohólicas a cambio de importantes beneficios impositivos, rechazado rotundamente por el gobernador tucumano, José Alperovich.

Cuando se dio a conocer en 2014 la iniciativa, un importante funcionario de un distrito cuyano sostuvo ante Ámbito Nacional: "El ímpetu que muestra Alperovich para defender algo que no está en peligro se entiende fácilmente en la aceitada relación que tiene el gobernador con los dueños del Ingenio Ledesma". En esa línea, destacó: "El problema no está en el azúcar, sino en el maíz. Ellos producen jarabe de fructuosa de maíz, el preferido de las empresas de gaseosas al elaborar sus productos".

Por su parte, el Centro Azucarero Argentino (CAA) aseguró que "el único efecto real que producirá la medida sería el de una caída de la demanda de azúcar igual o mayor al crecimiento de los precios de las gaseosas, en un 38%".

Propuesta

El empresario y profesor de la Universidad Nacional de Cuyo Luis Biondolillo sugirió al diario Los Andes que se debería prorrogar provisoriamente la liberación del vino en 2015 hasta el 1 de septiembre próximo, fijándose la fecha definitiva una vez finalizada la cosecha, en función de la evolución del mercado de uva y del vino de traslado.

Dejá tu comentario