Wall St. tuvo su cacerolazo: más de 100 detenidos

Edición Impresa

Nueva York - El movimiento de protesta Ocupemos Wall Street (OWS) celebró ayer su primer año de vida haciéndose oír con una movilización que perturbó los accesos a la Bolsa de Nueva York y dejó un saldo de más de 100 detenidos.

Vigilados por un impresionante despliegue policial, los activistas del movimiento que denuncia las crecientes desigualdades y el poder del dinero en la política estadounidense se manifestaron ayer a la mañana en torno a Wall Street, en el sur de Manhattan.

Los manifestantes, cuyo número fue aumentando con el correr de las horas hasta sumar unos 1.000, intentaron acercarse a la Bolsa y más de 100 fueron detenidos en distintos puntos del distrito financiero de Nueva York.

«Estoy aquí a raíz de la codicia de Wall Street. Todos los caminos conducen a Wall Street, controlan nuestras vidas», dijo el obispo de la Iglesia Episcopal George Packard, que lideraba uno de los grupos que se movilizaron y fue arrestado en la intersección de la avenida Broadway y Wall Street.

El movimiento OWS nació el 17 de septiembre de 2011 en Nueva York sorprendiendo al mundo con una protesta sin líderes contra la corrupción y la avaricia de Wall Street que se fue ramificando a otras ciudades de Estados Unidos y Europa de manera inesperada.

El movimiento llegó a su clímax en los primeros dos meses, pero luego sus campamentos, instalados en el centro de grandes ciudades, fueron desalojados poco a poco por la Policía, en algunos casos de manera violenta, como ocurrió con el parque Zuccotti, cerca de Wall Street, a mediados de noviembre. Desde entonces, sin visibilidad y dividido en torno a los pasos a seguir, OWS, que dice representar al 99% de la población, fue perdiendo fuerza, aunque sus miembros aseguran lo contrario.

Manifestantes de diversos rincones del país, como Houston, Chicago, Portland, Seattle y California llegaron a Nueva York, así como activistas de España y Holanda, algunos de los países a los que se había extendido el movimiento.

Tras la marcha de ayer, los manifestantes se reunieron en el parque Zuccotti, cerca de Wall Street, el lugar donde nació la protesta, para una asamblea que contó con la presencia de trabajadores y líderes sindicales del gremio del transporte público y la enseñanza, entre otros. «Estamos enviando el mensaje de que los banqueros de Wall Street no pueden ir a trabajar por la mañana sin pensar lo que sus instituciones están haciendo al país», señaló Mark Bray, otro vocero de OWS.

Carteles con originales mensajes pidiendo el fin de Wall Street y la corrupción, disfraces y música de batucada pusieron color y creatividad a la protesta, llevada a cabo en su mayoría por jóvenes.

Agencia AFP

Dejá tu comentario