¿Qué fue de la vida de Steven Spielberg, el inigualable director al que rechazaron en dos universidades de cine?

Espectáculos

El responsable de algunas de las películas más taquilleras y entrañables de todos los tiempos tuvo una vida difícil marcada por los conflictos familiares y el enfrentamiento con su padre. Sin embargo, convirtió su dolor en arte y logró desarrollar piezas tan únicas como emocionantes.

Es casi imposible no haber visto alguna vez por lo menos una película de Steven Spielberg. El director, guionista y productor estadounidense tiene en su haber un catálogo de lo más diverso, que incluye algunas de las cintas más taquilleras a nivel mundial, por lo que se transformó en el cineasta con mayor recaudación de la historia: según la revista Forbes, su patrimonio asciende a 3.700 millones de dólares y las ganancias de sus films, sin ajustar los precios a la inflación, superan los diez mil millones. Además, ganó una incontable cantidad de premios, incluidos tres Oscars, y fue condecorado como caballero de la Orden del Imperio Británico, entre otros reconocimientos. Pero no todo en la vida del artista fue tan exitoso. Con una infancia difícil debido al divorcio de sus padres y una juventud poblada de adversidades por sus rechazos universitarios, logró abrirse camino entre “las malas” y consiguió instalarse en los corazones de aquellos fanáticos que se enamoraron de sus historias tan asombrosas como sutiles.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amblin (@amblin) el

Steven Allan Spielberg nació el 18 de diciembre de 1946 en Cincinnati, Ohio. Su madre, Leah Adler, era pianista y restauradora. Su padre, Arnold, un ingeniero eléctrico de la empresa General Electric quien ayudó a desarrollar componentes para las primeras computadoras. Según citó en su blog el escritor y periodista Daniel Lehman: “Su familia se mudó varias veces cuando él era un niño, de Ohio a Nueva Jersey y de Arizona a California. Mientras que su madre era indulgente con sus intereses, su padre era emocionalmente distante y no tenían una buena relación. Incluso ha dicho que él nunca le dio su aprobación, hasta que los compañeros de trabajo se le acercaron y le dijeron que habían visto las películas de su hijo y que realmente les gustaban”. Tal como relató el corresponsal Anthony Breznican para Vanity Fair, la pareja se divorció cuando Steven tenía 19 años, y la separación lo golpeó con dureza. “Además de las maravillas y misterios del universo, la otra fuerza impulsora de muchas de las historias del cineasta es el anhelo de volver a unir a una familia”, explicó.

Durante su adolescencia, Spielberg se hizo aficionado a filmar historias en 8 milímetros con sus amigos. En 1964, a los dieciséis años, escribió y dirigió su primera película independiente, una aventura de ciencia ficción de 135 minutos llamada Firelight (que más tarde inspiraría a la cinta Encuentros cercanos del tercer tipo). La misma se proyectó en un cine local en Phoenix, Arizona, contó con un presupuesto de 500 dólares y en aquel momento logró recaudar 501, lo que le generó una ganancia de un dólar. Pero su verdadera carrera comenzó cuando ingresó en Universal Studios como pasante no remunerado dentro del departamento de edición. Allí lograría dar sus primeros pasos que, varios años después, lo llevarían a realizar superproducciones millonarias con las estrellas más importantes del mundo actoral. Su arsenal inagotable de ideas estuvo presente incluso en sus primeros años de vida y su impronta no titubeó a la hora producir relatos que lograron hacerse un lugar entre los más inolvidables y entrañables jamás desarrollados.

Steven Spielberg 02.jpg
Spielberg en la locación de la película Parque Jurásico.

Spielberg en la locación de la película Parque Jurásico.

Sus primeras películas de ciencia ficción y aventuras, como Tiburón (1975), Encuentros cercanos del tercer tipo (1977), la franquicia de Indiana Jones, E.T., el extraterrestre (1982) y Parque Jurásico (Jurassic Park, 1993) son consideradas arquetipos del Hollywood moderno. Pero sus producciones también abordaron temas humanistas como el Holocausto, el comercio de esclavos, los derechos civiles y políticos, la guerra y el terrorismo; en cintas como El color púrpura (1985), El imperio del sol (1987), La lista de Schindler (1993), Amistad (1997), Rescatando al soldado Ryan (1998), Múnich (2005), Caballo de guerra (2011), Lincoln (2012) o Puente de espías (2015). Por todas estas piezas fue candidato varias veces a los premios Óscar en la categoría de mejor director, y obtuvo el galardón en dos ocasiones, con La lista de Schindler y Rescatando al soldado Ryan. A su vez, tres de sus historias (la del tiburón, la del extraterrestre y la de los dinosaurios) lograron récords de taquillas cuando fueron estrenadas y se convirtieron en verdaderos fenómenos de masas, al punto de posicionarse como las atracciones más convocantes del parque temático del Universal Studios localizado en Orlando, Florida.

Embed

Y si de trabajar con estrellas se trata, Spielberg se dio el lujo de dirigir a Leonardo DiCaprio y Tom Hanks en Atrápame si puedes en 2002, año en el que también estrenó Minority Report con Tom Cruise y Colin Farrell. En 2004, volvió a entregarle el protagónico a Hanks, pero esta vez en La terminal. Además, como si fuera poco, el 12 de octubre de 1994 fundó el estudio cinematográfico DreamWorks SKG junto a sus amigos David Geffen y Jeffrey Katzenberg, el cual terminó vendiendo en febrero de 2006 pero que, durante su gestión, fue responsable de películas como: Belleza Americana (1999), Gladiador (2000), Náufrago (2000) y Memorias de una Geisha (2005); y de animaciones como Shrek (2001) y Madagascar (2005), entre otras. Probablemente, el listado se quede corto si tenemos en cuenta que además creó dos sagas de videojuegos: Medal of Honor y Boom Blox. Pero vale aclarar que, entre la catarata de éxitos, también destellan algunas creaciones cuestionadas tanto por la crítica como por la audiencia, como sucedió con A.I. Inteligencia artificial (2001), un homenaje a Stanley Kubrick que no fue todo aplausos. Sin embargo, en el balance total, no hay dudas de que los número le dan a favor por amplio margen.

Embed

Lo rechazaron en dos universidades

En su adolescencia, Spielberg asistió durante tres años a la Escuela Secundaria Arcadia de Phoenix, y finalmente se graduó en 1965 en la Escuela Secundaria Saratoga de California. Pero cuando llegó el momento de la formación académica, encontró que las puertas se cerraban a su paso. Tanto la University of California at Los Angeles (UCLA) como la University of Southern California (USC), dos prestigiosas universidades donde se dicta la carrera de cinematografía, lo rechazaron. Finalmente, fue aceptado en la California State University en Long Beach, donde obtuvo su título recién en 2002, luego de retomar sus estudios tras abandonarlos durante un largo periodo. Y si bien puede resultar sorpresivo, lo cierto es que las dos negativas a su solicitud estaban fundadas: sus notas en la secundaria eran malas, odiaba ir a la escuela y sufría de dislexia, la cual fue diagnosticada más tarde. Él solo quería hacer cine. Para los estándares voraces que imponen las instituciones nórdicas, no era un candidato elegible.

Steven Spielberg 01.jpg
Spielberg en la locación de Loca evasión (The Sugarland Express) el 1 de marzo de 1973.

Spielberg en la locación de Loca evasión (The Sugarland Express) el 1 de marzo de 1973.

Tal como explica el columnista Jay Mathews para el Washington Post, quien retoma las palabras del libro “Steven Spielberg: A Biography (Second Edition)” escrito por Joseph McBride, la madre del director, un espíritu libre con talento artístico, le dio rienda suelta a su vocación. “Ella era tan tolerante con la falta de interés de su hijo en la escuela que a menudo lo dejaba quedarse en casa, fingiendo estar enfermo, para que pudiera editar sus películas", escribió el autor de la biografía, y agregó: “Incluso su padre, aunque estaba molesto por las notas de Steven, solía hacer sus deberes de ciencias por él”. Estas circunstancias en el desarrollo de la vida del artista no pasaron desapercibidas, al punto de que Stacy Berg Dale y Alan Krueger, dos reconocidos académicos estadounidenses, utilizaron su nombre para describir un aspecto sorprendente de su investigación sobre la asistencia selectiva a la universidad.

Steven Spielberg 06.jpg
Spielberg dirigiendo al joven Henry Thomas durante el rodaje de E.T., el extraterrestre.

Spielberg dirigiendo al joven Henry Thomas durante el rodaje de E.T., el extraterrestre.

Según Mathews, los profesionales “descubrieron que a los estudiantes admitidos en universidades exigentes, pero que finalmente asistían a escuelas menos selectivas, les estaba yendo tan bien económicamente 20 años después como los que se habían recibido en instituciones estrictas en relación a su admisión. Los investigadores concluyeron entonces que lo que importaba eran las fortalezas del carácter, no el nombre de la universidad en su diploma”. Por otro lado, Dale y Krueger también se sorprendieron al descubrir que muchos solicitantes rechazados por escuelas selectivas fueron tan exitosos en sus carreras como aquellos aceptados, y lo llamaron “el efecto Spielberg”, donde especularon que el fuerte sentido de propósito era lo que los hacía trascender en sus profesiones.

Steven Spielberg 05.jpg
Spielberg evaluando distintos planos en una de las miniaturas durante la filmación de Indiana Jones y los cazadores del arca perdida.

Spielberg evaluando distintos planos en una de las miniaturas durante la filmación de Indiana Jones y los cazadores del arca perdida.

El vínculo con su padre

“Tomé conciencia del cielo por primera vez cuando mi padre me señaló la lluvia de meteoros de las Perseidas. Tenía unos seis años y vivía en Haddon Heights, Nueva Jersey”, dijo Spielberg en una entrevista en 2005, y agregó: “Mi padre realmente tenía la llave del universo que abrió mi imaginación, le doy todo el crédito por eso. Era ingeniero eléctrico pero también un astrónomo aficionado. Le encantaba leer ciencia ficción y me condujo a estas maravillas tanto de la naturaleza como de la ficción”. Este fragmento fue recuperado en la nota de Breznican para Vanity Fair, quien explicó que los films del director resuenan tan profundamente en el público porque remiten a lo “familiar”, incluso los más fantásticos. “Desde muy temprano en mi carrera, todos me dijeron que nunca hice películas personales, que solo hice estas grandes películas conceptuales. Siempre sentí que todas eran personales, porque nunca filmé una en la que una parte de la historia no haya provenido de alguna experiencia que compartí con mi familia", supo decir el cineasta.

Steven Spielberg 04.jpg
Arnold Spielberg junto a sus cuatro hijos: Steven, Anne, Nancy y Sue. Murió a los 103 años.

Arnold Spielberg junto a sus cuatro hijos: Steven, Anne, Nancy y Sue. Murió a los 103 años.

Arnold Spielberg, su padre, se casó en 1945 con Leah Posner (1920-2017) y tuvo cuatro hijos: Steven, Anne, Nancy y Sue. Murió por causas naturales el 25 de agosto de 2020, a los 103 años. Varios artículos coinciden en que el divorcio de sus progenitores tuvo un efecto determinante en la filmografía del cineasta, sobre todo porque luego del mismo, él y su padre también tuvieron una ruptura de 15 años durante la cual apenas hablaron. “Sus películas contienen un grado sorprendente de unidad temática que se centra en las relaciones humanas y el modelo de familia roto y reparado. El director ha dicho que en la ficción intentó crear el ambiente doméstico cálido que estuvo ausente en su infancia”, detalló Lehman en su blog, y agregó: “La ausencia de un padre a menudo requiere la presencia de una figura sustituta en su trabajo. Esta técnica se utiliza en Loca evasión (The Sugarland Express) y Rescatando al soldado Ryan, pero también está presente en E.T. y Atrápame si puedes”. Con el tiempo pudieron recomponer su relación y Arnold logró pasar sus últimos años de vida rodeado del afecto y la contención de sus hijos.

Pero, ¿en qué anda Spielberg?

Actualmente es el dueño de Amblin Entertainment, una productora de cine y televisión fundada en 1981 por el director y dos colegas, Frank Marshall y Kathleen Kennedy. El logo de la misma es la famosa silueta del vuelo de E.T. y Eliott con la luna llena de fondo. La compañía tiene varios estrenos proyectados a corto plazo, entre ellos, The Haunting of Bly Manor, una serie dramática de terror sobrenatural co-producida junto a Paramount Television, que se verá a partir del 9 de octubre por Netflix. Pero para el plato principal habrá que esperar hasta abril de 2021 cuando llegue a las salas Bios, una película de drama y ciencia ficción protagonizada por Tom Hanks, quien interpretará a un inventor, el último hombre en la Tierra, que construye un androide para asegurar la protección de su perro en un mundo postapocalíptico. Afortunadamente, Spielberg sigue trabajando para llenar de emoción las pantallas, poniendo su propia historia de referencia luego de haber logrado la más increíble de sus marcas distintivas: que sea casi imposible mirar la luna y no esperar que se cruce una bicicleta.

Embed

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Te puede interesar