Emilia Mazer: "Viví la pandemia como la tercera guerra mundial"

Espectáculos

Junto a Esteban Prol, estrena el viernes "Quince días para hablar de amor". La obra de Víctor Winer será dirigida por Mariano Dossena y se verá desde el viernes en el Regina.

¨Esta pandemia es como una tercera guerra mundial. Así la he vivido. Si no volvemos al amor, a esos valores sencillos y fundamentales, es difícil encontrarle sentido a las cosas¨, dice Emilia Mazer, protagonista de la comedia romántica ¨Quince días para hablar de amor¨, de Víctor Winer con dirección de Mariano Dossena, que forma parte de los estrenos de setiembre. La obra subirá a escena el viernes en el Teatro Regina, con un elenco que integran Esteban Prol, Fabio Di Tomasso, Gonzalo Urtizberea y Edda Bustamante.

Winer escribió la obra en pandemia y la centró en un hombre que sufre un bloqueo cuando debe escribir sobre el amor. Dossena eligió situarla en los años 70, ¨cuando el romanticismo formaba parte del mundo cotidiano de nuestros padres o abuelos, y es por eso que los personajes armarán un friso de época¨, sostuvo. Conversamos con Emilia Mazer y Esteban Prol.

P.: ¿Cómo son sus personajes?

Emilia Mazer: Es una mujer que ama a su marido y quiere ayudarlo frente a una depresión que atraviesa como consecuencia de haberse comprometido a escribir un libro de autoayuda sobre el amor. El hombre entra en crisis y ella trata de sostener con su amor todo lo que puede, pero se transforma en una crisis de amor con su marido. Ella es ingenua, va a defender lo que quiere hasta las últimas consecuencias y tiene que aguantar cosas que en la obra decide no seguir aguantando.

Esteban Prol: En todas las comedias románticas los personajes hacen una evolución y otros no despiertan nunca. Aquí se trata del despertar de estos personajes hacia el verdadero amor, entender primero quién es uno para poder dar amor al otro.

P.: ¿Por qué el director optó por situarla en los ´70?

E.P.: Lo hablamos mucho con el autor y director en relación al lugar de la mujer cosificada en esos tiempos, detrás del hombre. Por eso abarcamos los ´70 y el superhombre. Contamos muchas anécdotas nuestras de haber vivido eso.

P.: En clave de comedia la obra busca reflexionar sobre el amor, la pareja y la idealización del otro. ¿Qué más pueden decir?

E.M.: La obra ironiza, tiene momentos muy absurdos, no creo que intente una reflexión, sí una ironía. O más bien esa visión más profunda e intelectual pueden darla autor y director. Me tienen de actriz intelectual pero estoy poniéndole el cuerpo a una comedia que es sencilla, frívola, divertida y romántica. En cuanto a qué es el amor, para mi es algo muy cercano a Dios.

E.P.: Creo que habla del amor que para mi es el otro, pienso en mi hijo, uno lo da todo sin medida. Es la entrega, es ser totalmente vulnerable, darlo todo. El amor son actos, hechos hacia el otro. Más allá de la caricia y la palabra.

Mazer-Prol.jpg

P.: ¿Cómo se plantea el dilema del bloqueo?

E.P.: Tiene que ver con lo que uno no se anima a decir, con lo que no sabe. A veces la fantasía tiene que ver con eso, animarse, cuando uno pone el corazón en lo que quiere escribir esa es la traba de la página en blanco, ¿miento o digo lo que siento?

P.: ¿Cómo transitaron la pandemia?

E.M.: En verano hice ¨El test¨ en Carlos Paz y el año pasado creamos un proyecto con Alejo Garcia Pintos, que estrenaremos en noviembre en 1080, el teatro de Javier Margulis. La escribimos en pandemia, la pandemia está nombrada, es también una comedia romántica. Estuve conectada con el teatro, me tocó hacer streaming y cuando lo hice sentí que necesitaba gente en la sala y que volviera el alma al teatro. Con 20, 30 o 70 de aforo, con el que sea, resistimos.

E.P.: Intentaba no hacer futurología. Iba día a día y de a poco comenzó a filmarse con protocolo y esperaba que abrieran los teatros.

P.: ¿Cómo ve este momento de las artes escénicas?

E.M.: Hablaba con Claudio Tolcachir, con quien grabamos una serie para Disney y me contaba que en Timbre 4 la gente responde. Fui a ver espectáculos a los que les va muy bien. Quizá afecte lo económico y el miedo a salir pero se volvió a mover la cosa; hay muchos proyectos por estrenar, en verano vuelvo a Carlos Paz. El Regina es uno de los teatros que más quiero de Buenos Aires, estuve muchas veces, y volver para hablar del amor después de la pandemia es clave. Hay que rescatar los valores principales luego de las experiencias tan dolorosas que vivimos. Me interesa hablar del amor en estos tiempos del cólera, eso serían estos quince días para hablar de amor. Son tiempos de reconciliar y unir.

E.P.: No proyecto más allá de lo que sabemos, esto nos sorprendió a todos, nunca imaginamos que el teatro se cerraría con una pandemia, era ciencia ficción.

Temas

Dejá tu comentario