"Romeo y Julieta", pero con clave de arrabales

Espectáculos

La directora y autora también repondrá su obra "Suyay" en Espacio Callejón.

Pilar Ruiz, dramaturga y directora que ganó el concurso del Complejo Teatral de Buenos Aires con su obra ¨Aire de montaña¨ (actualmente en proceso de ensayos para poder lanzarse en el teatro Moscú), vuelve el viernes a Espacio Callejón con el unipersonal ¨Suyay¨ y en septiembre estrena ¨Bailan las almas en llantas¨ en Teatro del Pueblo. Dialogamos con ella.

Periodista: ¨Bailan las almas en llantas¨ toma Romeo y Julieta pero aporta su impronta, ¿cuál es?

Pilar Ruiz: La base argumental es el clásico de Shakespeare pero transpolado a la actualidad y en un contexto de marginalidad. Me interesó adaptar un clásico para que el foco no esté en el argumento sino en la construcción ficcional escénica, a través de diferentes procedimientos que van desde una dramaturgia escrita en verso y rima, elementos de distanciamiento brechtiano, el cruce con la danza-teatro y la música popular como la cumbia y el free-style. Me interesó que fuera el dispositivo escénico lo que abriera preguntas sobre algunas cuestiones que circulan en la obra, como la injusticia, la violencia institucional, de género y el mundo del narcotráfico.

P.: ¿De que trata ¨Suyay¨?

P. R.: Es un unipersonal que se desarrolla a partir del personaje La Gringuita, interpretado por Agustina Groba. Es a través de su cuerpo y voz que todo se hace presente: el campo, el calor, su yegua, el perro, la familia, la escuela y la maestra. Suyay es un nombre femenino de origen quechua, que significa esperanza y es el personaje más aludido, es a quien ella espera en el establo en la hora de la siesta. Esa espera deviene en una experiencia cargada de ternura y humor.

P.: ¿Hay similitudes entre ambas?

P.R.: A primera vista son obras muy diferentes. “Suyay” es un unipersonal y la otra es coral, integrada por diez artistas. Sin embargo, en las dos, se abren preguntas en relación a la desigualdad en términos de clase y de género. En esos puntos, con un tratamiento muy distinto, se logran encontrar. Y hay un tercer punto, que es la invitación a pensar en el amor y la poesía, la ficción, como gestos revolucionarios. En este tercer punto, las dos obras se encuentran con ¨Aire de montaña¨, la que ganó el premio del CTBA.

P.: ¿Por qué cree que fue distinguida por el CTBA?

P.R.: Tal vez, más allá de la temática del deseo, el amor y la certeza de la finitud de la vida, haya interesado el elenco y la propuesta estética que presentamos con el equipo creativo.

P.: ¿Concibe escribir y dejar que otro dirija o prefiere dirigir todo lo que escribe?

P.R.: Me gustan ambas cosas y lo gregario de nuestra actividad, el encuentro con actores, actrices y equipo creativo durante el proceso de ensayos. Y cada vez me interesa más explorar las materialidades escénicas desde la dirección. Sería un nuevo desafío dirigir un texto de otro. La experiencia inversa, entregar la dramaturgia y que dirija otra persona, la viví con textos míos que se están presentando en Bogotá y Montevideo.

P.: ¿En qué consiste el premio?

P.R.: Nos dan un monto de dinero para la producción de la obra pero el sistema de producción sigue siendo el independiente. No estamos trabajando dentro de las salas de CTBA y tampoco con sus talleres de realización. Desde las bases y condiciones se propone que la obra se estrene en una sala del circuito independiente que será Teatro Moscú. Lo que el premio permite es materializar la obra, llevarla a cabo.

P.: ¿Qué puede decir de este momento del teatro?

P.R.: El sector cultural se está reactivando de a poco, todavía no pudieron abrir todas las salas de la ciudad y reponer todas las obras que quedaron frenadas con la pandemia. Pero el público está yendo a ver las obras que hay en cartel, eso abre un horizonte, demuestra interés y ganas.

P.: ¿Cómo vivió el año pasado y cómo imaginaba este?

P.R.: El año pasado fue sorpresivo y devastador para el sector cultural. A principios de este año hubo cierta reactivación de las actividades, pero volvieron las restricciones y las artes escénicas volvieron a fase 1. Pienso que hay que seguir armando red, trabajar con cautela y sobre todo cuidarnos, respetando los protocolos, contando con la vacunación e hisopándonos.

Temas

Dejá tu comentario