Edición Impresa

Gobierno, duro contra jueces de la Corte por beneficio para Cristina

Mauricio Macri y funcionarios se mostraron indignados ayer por la decisión de los jueces de reclamar el expediente del caso de "obra pública".

El Gobierno habló ayer de impunidad, intencionalidad política y medida inusual para referirse a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de pedir con carácter de urgente el expediente que investiga presuntas irregularidades en la obra púbica durante el Gobierno kirchnerista y que tiene fecha de juicio oral para la semana que viene (ver nota pag. 12). Sin embargo, la decisión del máximo tribunal postergaría, sin fecha cierta, el inicio del juicio en el que está procesada Cristina de Kirchner.

Mauricio Macri se pronunció desde un acto en la provincia de Corrientes, también lo hizo luego Marcos Peña y lo siguió el ministro de Justicia, Germán Garavano, y la jornada concluyó con dura réplica de la polémica Elisa Carrió, quien pidió ante la TV: “Pronúnciense contra la impunidad. Vayan caminando hacia la Corte, contra toda esta mugre que sigue estando”.

La diputada, que viene siendo crítica del Gobierno, ante la posibilidad de la demora del juicio apuntó otra vez contra el juez de la Corte, Ricardo Lorenzetti, diciendo que “el objetivo es la impunidad de Cristina” y que “si el presidente de la Corte era Lorenzetti, hoy estaríamos en golpe de Estado. Porque lo primero que hacen Kicillof y compañía, a pesar del discurso de Cristina, es hablar con los inversores y decir que no van a pagar la deuda, con lo cual empiezan a desesperar los mercados y esto lleva a los precios”. Remató entonces con que “Lorenzetti siempre quiso ser presidente de la República, lo vengo anunciando hace 10 años. Ahora lo ven actuando”.

Además Carrió por Twitter acusó de mantener un pacto de impunidad al extitular de la Corte y al exjefe de gabinete de Cristina de Kirchner. “La Coalición Cívica unida frente a los distintos pactos de impunidad que cruzan la Argentina. En especial entre Lorenzetti y Alberto Fernández”, escribió la legisladora y dijo luego que “el objetivo es la impunidad de Cristina. La idea no es paralizar el juicio. Es para absolver a Cristina. Es mucho peor”.

Progreso

Macri también habló de impunidad, cuando dijo en Corrientes que su gestión busca que en el país haya “trabajo y no impunidad” .

“Nosotros vinimos a crecer, a desarrollar el país, pero primero había que hacer esta parte que estamos haciendo bien y que nos va a permitir progresar, trabajar, poner nuestro granito de arena y que no haya impunidad”, dijo el Presidente, casi sutil, en el día siguiente a conocerse la medida adoptada por la Corte Suprema.

En cambio para Marcos Peña “hay una intencionalidad política” de retrasar las causas que existen en contra de Cristina Kirchner por parte de “los sectores que no quieren que la expresidenta vaya a juicio”.

El jefe de Gabinete no disimuló el disgusto por la medida y buscó explicar que cuando las investigaciones “tardan mucho tiempo” en resolverse y “se empiezan a empantanar en procesos, en dilataciones y en maniobras” se “debilita la credibilidad de todo el sistema”.

“Me llama la atención porque pienso que lo mejor que le puede pasar a una persona, si se cree inocente, es poder ir al juicio, defenderse con todas las garantías y explicar por qué cree que esa acusación no es correcta”, dijo Peña ante las radios y aclaró que “nosotros no podemos opinar sobre la parte técnica de la resolución, pero sí sobre lo que genera: creemos que produce mucha bronca en la sociedad, que quiere que se haga Justicia” . Sin embargo, aclaró que no cree que haya una “intencionalidad política” de retrasar el caso por presunta corrupción en la obra pública por parte de los jueces, pero sí “en los sectores que no quieren que la ex presidenta vaya a juicio”.

Para el ministro de Justicia, Germán Garavano, la decisión de la Corte de analizar pedidos de las defensas en la causa “Vialidad”“tiene un condimento político muy grande”.

“Es un fallo muy inusual. Tiene un condimento político muy grande”, dijo el ministro y que “es una decisión de la Corte muy escueta”.

“Lo que preocupa es que esto impide la realización de un juicio oral y la Justicia siempre ha tenido una tendencia a no hacer los juicios orales”, lo cual “es uno de los grandes déficits”, señaló el funcionario y “que la Corte tome una decisión así, a una semana, es una decisión extraña por lo menos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario