Política

Gobierno espera calma para rearmar campaña

No descartan que, de no ser suficiente para aplacar el humor social, Mauricio Macri estudie otros cambios en el Gabinete, pero ayer la apuesta era concluir los movimientos con el reemplazo de Nicolás Dujovne.

“Todos y cada uno de los distritos”, señalan en el entorno de la ingeniería de campaña de Mauricio Macri, para dar cuenta de cómo se empezará a planificar el segundo ciclo de arenga para “apostar a todo” en las elecciones del próximo 27 de octubre.

Por ahora, claro, hay una importante y obligada pausa, en la cual el Gobierno cree que pondrá la atención en los cambios en la cartera económica. Como una rareza, el fin de semana Macri se concentró en la quinta familiar “Los Abrojos”. Envió mensajes por Twitter acerca de la designación de Hernán Lacunza, pero en la jornada no hubo reunión del Presidente con quien será el nuevo ministro, quien a su vez se concentró con su equipo en su casa del partido bonaerense de Tigre. Jurará mañana, y a partir de entonces el Gobierno se pondrá un plazo para remontar, como piensa, los peores efectos de la devaluación de la semana pasada.

Después de entonces y si todo resulta, se cerrarán las posibilidades de otro cambio en el Gabinete y comenzarán la ingeniería para la campaña electoral. En ese sentido se aguarda el regreso de Jaime Durán Barba, quien en medio de la tensión post-PASO, viajó a su tierra, Ecuador, para asistir a un casamiento familiar, pero aseguran que el enojo de Macri por haber conocido con anterioridad el pronóstico electoral que le anticipara el fracaso del 11 de agosto, no llegaría a mayores con su asesor .

Así, el Gobierno espera el diseño de una campaña electoral que apunte “a todos y a cada uno de los distritos” con la idea de obtener tanto sea la mayor cantidad de bancas en las diferentes categorías y la mejora en cada uno de los distritos. En ese sentido tendrán en cuenta que en la pasada campaña Macri mantuvo presencia frecuente junto a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta y se verá ahora cuál es la estrategia con esos gobernantes en la segunda etapa de elecciones, donde el Frente de Todos busca que Alberto Fernández se imponga en esa primera vuelta, mientras el Gobierno cree tener chances de acceder a un balotaje. Larreta, por su parte, en el distrito que mejor le fue a Macri, el único que ganó junto con la provincia de Córdoba, exprimirá un proselitismo que, justamente le asegure el triunfo sin segunda vuelta. Después de todo, el Presidente solo mermó dos puntos en los resultados provisorios del escrutinio con respecto a lo que cosechó el jefe de Gobierno porteño. Por eso insistirán en la campaña de la Ciudad de Buenos Aires con la promoción de que el votante lo haga “por la boleta completa”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora