Borges vs. Greenspan

Información General

A Jorge Luis Borges lo jubilaron a los 65 años en su cátedra de Literatura Inglesa de la Universidad de Buenos Aires. Fue, desde luego, contra su voluntad. No es el único caso: más allá de méritos y valores, a los profesores universitarios se los sigue considerando obsoletos a esa edad.

Días atrás, el presidente de la Reserva Federal de los EE.UU., Alan Greenspan, aceptó la propuesta del presidente George W. Bush para permanecer en su cargo por un quinto mandato de cuatro años, y los mercados reaccionaron con el mayor optimismo: el índice Dow Jones subió 61,60 puntos. Greenspan, cuando concluya este nuevo mandato, tendrá 82 años. Es una política parecida a la de los griegos y romanos, donde los ancianos lúcidos tuvieron siempre un lugar de privilegio social.

En las universidades argentinas la única preocupación es cumplir sin criterio normas de edad sancionadas hace décadas, cuando la expectativa de vida era muy baja y sin mecanismos para reconocer las condiciones de cada individuo para encarar la vejez. Ese argentinismo de sancionar la decrepitud a los 65 años, además de ser caro para el país que pagó que una personalidad alcanzase la edad de la sabiduría, es por lo demás de muy difícil solución. Toda vez que se ha discutido elevar la edad de retiro algunos gremios, entre ellos el de los docentes, han puesto el grito en cielo.

Dejá tu comentario