Quirós habló sobre la muerte de un docente por Covid-19

Información General

"Toda muerte es dolorosa, el docente que falleció ya llegó a la escuela con síntomas", expresó el ministro de Salud porteño, sobre el fallecimiento del docentes Jorge Langone, quien falleció por coronavirus.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, habló sobre la situación epidemiológica en el distrito ante el aumento de casos de Covid-19 y se refirió a la muerte de un docente en una escuela de Villa Lugano a causa del virus.

"En la última semana vemos que la segunda ola ya se inició. Lo más importante de todo es la capacidad del Estado de rastrear y testear, focalizar y juntar energías para volver a cuidarnos, y cuidarnos de las variantes. Fue oportuna la medida que tomó el Gobierno nacional para restringir", dijo Quirós.

"Monitoreamos día a día la evolución en las escuelas, y vemos que la incidencia de casos en la comunidad educativa es la misma que la comunidad en general. Toda muerte es dolorosa, el docente que falleció ya llegó a la escuela con síntomas", expresó.

En medio del plan de los gobiernos Nacional y porteño para mantener las clases presenciales aún en un contexto de aumentos significativos de casos de Covid-19 en el día a día, el fallecimiento por coronavirus de Jorge Langone, un docente de Villa Lugano, generó un inmenso malestar entre sus colegas, que convocaron a un paro total de actividades por lo que consideraron una "muerte evitable".

Desde la Asociación docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys) se convocó a un paro total de actividades para este lunes, sumado a una conferencia de prensa que se dará frente al establecimiento donde Langone daba clases, la Escuela Técnica Nº 13, Ing. José L. Delpini, en Villa Lugano.

En declaraciones radiales, la secretaria general del gremio, Mariana Scayola, aseguró que la situación de los docentes "es grave" y remarcó que "la presencialidad tenía que estar muy cuidada" e "ir haciéndose de a poco y no pasó".

El malestar de los docentes genera un duro enfrentamiento tanto con el Gobierno Nacional como el de la Ciudad, cuyos representantes son los ministros Nicolás Trotta y Soledad Acuña, respectivamente.

El conflicto se da en medio de un fuerte aumento de casos de coronavirus en todo el país y un plan de vacunación que avanza más lento de lo previsto.

Esta mañana, Trotta sostuvo la necesidad de "mantener la presencialidad" y, en caso de tomar medidas restrictivas, hacerlo "en la mínima unidad geográfica posible", por lo que no está previsto dar marcha atrás con las clases presenciales.

"Hemos determinado que cualquier suspensión de la presencialidad la tenemos que tomar en la mínima unidad geográfica posible. No tomar a la Argentina como un todo. Consideramos que la presencialidad es fundamental para garantizar el derecho a la educación y la tenemos que priorizar", aseguró.

Y agregó: "La educación presencial es fundamental. Las políticas restrictivas se tienen que llevar adelante en otros ámbitos".

En cuanto al plan de vacunación, según explicó Trotta, el 34% de los docentes de los niveles obligatorios ya se encuentra vacunado contra el coronavirus.

De todos modos, desde Ademys advirtieron que hay "un promedio diario de 100 chicos, entre 0 y 18 años, que se contagian en la Ciudad", por lo que las clases presenciales suponen un gran peligro al contagio.

Al igual que Trotta, desde el Gobierno porteño también sostienen que los protocolos para garantizar el cuidado son muy eficientes y que no se puede probar que el docente se haya contagiado mientras daba clases el Villa Lugano.

Dejá tu comentario