Cuádruple crimen: desde la cárcel Martínez acusó al fiscal de "no buscar la verdad"

Información General

Mediante una extensa carta, Osvaldo Martínez, el único detenido por el cuádruple crimen de mujeres perpetrado en una casa del barrio platense La Loma, declaró su inocencia y dijo no se siente preso, sino "secuestrado".

"No siento que estoy preso, siento que estoy secuestrado", expresó Martínez en la carta de 12 páginas y en las cuales criticó al fiscal Alvaro Garganta, de quien dijo: "no busca la verdad, sino la comodidad".

También apuntó contra el remisero Marcelo Tagliaferro, quien lo inculpó tras un reconocimiento en sede judicial, como el hombre que vio la noche de los crímenes cuando dejó a una pasajera en la calle 28 del barrio La Loma, y la cual luego terminó siendo asesinada.

"No tiene gollete lo que dice. El tipo me vio en el diario y en todos los canales. Propongo una rueda de reconocimiento nueva, pero solo con la voz, la cara tapada y el torso descubierto", afirmó.

A su vez, el abogado Fernando Burlando, quien representa a la familia de Marisol Pereyra, una de las mujeres del cuádruple crimen de La Plata, aseguró hoy que se debe buscar entre los contactos de las víctimas para poder llegar al asesino.

En declaraciones periodísticas, Burlando aclaró que no es él quien debe buscar al asesino de las cuatro mujeres ultimadas en la casa del barrio La Loma, sino la Justicia, pero aclaró cuál sería para él una de las hipótesis de búsqueda.

"Analizaría los ADN de los 40 millones de argentinos", expresó Burlando, luego de que el análisis a las muestras de Osvaldo Martínez, el único detenido en la causa, diera negativo.

El juez de garantías Guillermo Atencio dictó la prisión preventiva de Martínez por encontrarlo "partícipe primario" de los cuatro crímenes, aunque no lo colocó como el autor material.

"Tenemos ciertas dudas sobre el sicario. Los femicidios fueron por despecho, por traición", sostuvo Burlando y agregó: "La escena del crimen simboliza otra cosa, diferente de una persona que haya trabajado para hacer eso".

El 27 de noviembre, en una casa de la calle 28 del barrio La Loma de La Plata fueron asesinadas Susana de Bártoli (63 años), su hija Bárbara Santo (29) y su nieta, Micaela (11), más una amiga de la joven, Marisol Pereyra (30).

Dejá tu comentario