Susto en el aire: se incendió la turbina de un avión con 200 argentinos a bordo

Información General

Retornaba a Buenos Aires desde Miami. Los pasajeros vivieron momentos de pánico.

Se incendió una de las dos turbinas de un Boeing 767-300, de la empresa LATAM, que operaba la ruta Miami-Buenos Aires con 228 pasajeros a bordo, en su mayoría argentinos. Sucedió el sábado por la noche al momento del despegue. Los pasajeros denunciaron que sufrieron malos tratos de parte de la compañía.

A las 19.30, hora argentina, el vuelo LA7821 inició el carreteo previo al despegue cuando se produjo "un fogonazo" en una de las turbinas. Los pasajeros ubicados en la parte trasera del avión se desesperaron. "En ese momento se iniciaron las corridas y el pánico, mientras desde afuera intentaban apagar las llamas. Lo consiguieron y nos mandaron a sentar sin ningún tipo de explicación. Pero cuando el piloto quiso mover otra vez la aeronave, hubo otro fogonazo y llamaradas", contó Ariadna, protagonista del hecho, a Télam.

Otros pasajeros denunciaron que la tripulación "no les explicaba lo que sucedía" y que "sólo veían llamaradas desde las turbinas". "Tras más de 40 minutos dentro del avión, y con la tripulación de LATAM queriendo minimizar la situación, abrieron las puertas para que podamos salir. En el medio las corridas y el pánico de la gente, algunos niños les preguntaban a sus padres si iban a morir", destacó en tanto Brenda Rodríguez.

Por su parte, a través de un comunicado, la aerolínea explicó que “durante la puesta en marcha del motor número 2, se registró presencia de humo y fuego en el motor izquierdo" y que se trató de “una falla poco habitual pero prevista en los manuales operacionales”. A su vez, lamentó "las molestias ocasionadas" y explicó que "en todo momento se registró la seguridad de los pasajeros".

Pero, según trascendió, los usuarios iniciarán acciones legales por el maltrato y los daños ocasionados tanto psicológicos, económicos y laborales. “Había solo dos personas para reprogramar los vuelos de 228 pasajeros. Nos pagaron el alojamiento y nos dieron tickets que no nos alcanzaban ni para pagar el desayuno. Gente con conexiones que perdieron sus pasajes y les dijeron que paguen y después reclamen", concluyó Ariadna.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario