25 de febrero 2004 - 00:00

Reflotan idea de crear registro de violadores

Reflotan idea de crear registro de violadores
La Cámara alta tratará en los próximos días un proyecto que busca la creación de un registro de violadores reincidentes, similar al que funciona en Estados Unidos. Así lo indicó ayer el senador Jorge Agúndez, y la polémica sobre si la medida significará una solución quedó abierta.

La iniciativa fue presentada el año pasado por el senador Miguel Angel Pichetto, aunque no logró ser aprobada en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales que preside Agúndez por falta de consenso.

Tras los asesinatos de las menores Yésica Mariela Martínez («Marela») y Mónica Vega en el partido bonaerense de Avellaneda, a manos de un violador que quedó en libertad luego de cumplir su condena, el proyectó se reflotó.

La propuesta intenta imitar el denominado plan Megan que rige en los Estados Unidos, donde se realiza un seguimiento y control de los violadores condenados que quedan en libertad, a los fines de evitar reincidencias.

Según Agúndez, la medida -que incluiría la publicidad de datos de los violadores tales como domicilio y lugar de trabajo-requiere «consensos» y para asegurar su efectividad «también se necesita un sistema carcelario unificado, para contar con una sola base de datos».


El ex diputado justicialista Miguel Saredi, autor de un proyecto para crear el registro, justificó la medida al señalar que no se trata de afectar la privacidad de las personas sino de crear un «instrumento preventivo que posibilitaría que la comunidad estuviera correctamente informada».

• Reincidentes

Saredi explicó que el objetivo es que «los municipios y quienes tengan un interés legítimo en saber sobre la presencia de personas condenadas por delitos contra la libertad sexual cuenten con los datos», de modo de evitar un delito en el que «según las estadísticas, en la Argentina reincide 80 por ciento».

En contraposición, la diputada socialista María José Lubertino sostuvo que el problema del abuso sexual y las violaciones es un tema cultural que exige otro tipo de medidas. Según la legisladora, «si se quiere hacer un registro que se haga, pero hay que ir al fondo del problema, dar, por ejemplo, una adecuada educación sexual en las escuelas y fomentar acciones para no generar en la sociedad personas violentas», argumentó.

El plan Megan, que rige desde 1997 en Estados Unidos, surgió ante la violación y el homicidio en 1994 de Megan Kanka, una menor de siete años.

Consultado Agúndez sobre si este registro se podría haber creado antes para evitar casos como el doble crimen de Avellaneda, indicó que para eso «no se necesitaba una ley, se necesitaba que no hubiera desidia» por parte de las autoridades.

Dejá tu comentario

Te puede interesar